El origen del verdadero emprendedor

origen del verdadero emprendedorEsta ocasión seré más breve por necesidad de llegar rápidamente al punto que quiero hacer. A pesar de que muchos consideran que emprender se trata de inventar un producto o abrir un negocio, en realidad se trata de mucho más que eso. Se trata de un esfuerzo revolucionario, para la sociedad y para la vida del emprendedor.

Un emprendedor es alguien que, por definición, toma riesgos que pueden ser calculados o no, pero que si deben de ser voluntarios. ¿A qué voy con esto? A que si un alguien comienza un negocio porque se quedo sin empleo no es un emprendedor completo porque las circunstancias lo obligaron a tomar ese camino. No es que no tenga merito comenzar un negocio en una situación así. Pero a este proceso de emprendimiento, que se le conoce como de “dentro hacía afuera”, lo suelen seguir otros errores comunes. Por ejemplo, la mayoría de estos “emprendedores” son más bien autoempleados (no precisamente como los freelancers, de quienes hablaremos en otra ocasión) e incluso esclavos de su propio negocio. Muchas personas suelen escoger este estilo de vida cayendo en el mito del emprendedor, es decir, creer que por conocer los aspectos técnicos de un negocio se puede manejar una empresa. Cuándo se comete este error el trabajo se vuelve esclavizante, uno se convierte en la empresa y sin uno la empresa no existe. No se pueden tomar vacaciones y no se delegan responsabilidades. No existe escalabilidad (es decir, no se puede crecer en capacidad) y existe mucho temor a delegar responsabilidades.

Por otro lado, emprender “de afuera hacia dentro”, es otra historia y usualmente requiere un actitud de vida bien distinta. Un verdadero emprendedor primero entiende una necesidad de un grupo de personas (que después se convertirán en su mercado) y convencido y con una visión integral de una empresa que funciona como sistema se lanza a la aventura de su vida. Es por ello que decimos que un emprendedor de verdad es el que toma riesgos calculados de manera voluntaria. Estos emprendedores comprenden que no lo pueden hacer todo ellos y, de hecho, prefieren formar un grupo de personas que complemente sus habilidades y le permitan concretar su visión de negocios. Crean empresas verdaderamente escalables (autores como Michael Gerber proponen seguir desde el principio un modelo de franquicias) y ven como un activo valioso su sistema de trabajo el cual incluye establecer procesos claros, enseñar y delegar responsabilidades a colaboradores.

Los emprendedores reales, quienes comprenden necesidades ajenas y actúan concienzudamente sobre ellas, no son escasos. En las incubadoras de empresas o las clases sobre emprendimiento en las universidades se trata de formar esta visión de los negocios. Y es que emprender es un asunto serio pues de allí surgen la mayoría de las innovaciones o empresas que han cambiado nuestra vida como Apple, Facebook, Google, etc.

Esteban Sánchez es un experto en negocios y emprendimiento, además de ser un apasionado del cine y las industrias del entretenimiento. Fundador y miembro activo de organizaciones que promueven el cine como arte y el espíritu emprendedor. Síganlo en Twitter.

Crédito por la imagen: Onstream Media

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s