¿Qué es lo que realmente te está deteniendo de ser feliz hoy?

Ser feliz es mucho más que tener un auto último modelo, cenas caras y gastar tu dinero en lujos al por mayor. Aunque muchas personas lo consideran así, realmente estas metas no tienen valor y nunca te harán feliz. Poniendo aspiraciones tan insignificantes para motivar una larga vida llena de ambiciones solo creará una fachada del éxito que puedes llegar a tener.

Zig Ziglar alguna vez dijo:

“Money won’t make you happy… but everybody wants to find out for themselves.”

Y con multimillonarios como Richard Branson y Mark Zuckerberg demostrando que el verdadero éxito no es construido a través de la búsqueda de dinero, sino más bien permitiendo a aquellos que te rodean tener una vida plena.

No amar la vida que se te ha dado

Aprender a amar lo que haces hasta que puedas hacer lo que amas es imperativo. Ama el lugar en donde estés, hasta que puedas estar en el lugar que amas. Ama a la gente con la que estas, hasta que puedas estar con la gente que más amas. La felicidad y la dicha no están del otro lado de la valla, sino dentro de ti.

Esperar a que algo pase

Cosas buenas no llegan a las personas que esperan, debes de realizar progresos consistentes día a día. No puedes encestar la canasta del triunfo si estás en la banca. Las cosas buenas le llegan a aquellos que acechan sus metas y sueños. “Podría, debería, lo haría…”  ¡deja de decirlo! No culpes a tu pasado por lo que no tienes. Culpa a tu presente. Pregúntate una cosa: “¿Qué puedo hacer AHORA que me llevará más cerca de donde quiero estar?”.

Ser afectado por el cambio en otros

No importa quien seas y qué hagas, nunca podrás cambiar a los que te rodean. Si no puedes sacar la pasión y energía de aquellos junto a ti para alcanzar una meta en común, es culpa tuya. Tu enfoque debe de estar en canalizar la correcta energía en los otros.

La gente cambia. Acostúmbrate a eso. Acéptalo. Deséales lo mejor. Se feliz a pesar de esto. Si estás siendo honesto contigo mismo y no es suficiente para la gente a tu alrededor, cambia a la gente que quieres alrededor tuyo.

Quedarse herido por amor

El verdadero amor existe, pero una pérdida amorosa nunca debería se un factor debilitante en tu vida. No permitas que tus heridas temporales te transforme de por vida en alguien que no eres. Una persona fuerte no es aquel que no llora. Una persona fuerte es aquello que llora por un momento, y luego se levanta y pelea de nuevo por aquello en lo que creen.

Cerrar los ojos ante los problemas

Correr de tus problemas es una carrera que nunca ganarás. Tal vez no estés orgulloso de todas las cosas que has hecho en el pasado, pero ahora mismo es un nuevo comienzo. No importa quien eras, lo que importa es quien eres hoy. Lo que hagas HOY puede mejorar todos tus mañanas. Así que no corras, en su lugar haz algo que crea cambios positivos.

Ser ingrato

Inclusive en las situaciones más pacíficos, los corazones ingratos encuentran problemas. Incluso en las situaciones más problemáticas, los corazones agradecidos encuentran paz. Escoge ver al mundo a través de ojos llenos de agradecimiento; nunca volverá a verse igual.

Permitir que el odio habite en tu corazón

Nunca muestres debilidad. Incluso en tus días más oscuros debes de sufrir con una sonrisa. Ser un faro de esperanza y optimismo para aquellos que te rodean es uno de los rasgos más fuertes que puedes demostrar. La mejor medicina es una fuerte dosis de amor, risa y dejar ir. Así como nunca permitiríamos que una gota de veneno llegue a nuestra comida, no permitas que, ni siquiera un pedacito de odio entre a tu corazón.

Creer que la belleza solo tiene una cara

La belleza nos rodea. Somos enseñados a creer que cinturas diminutas y bronceados perfectos son belleza. Nos han hecho creer que el cabello rubio con ojos azules es una combinación ganadora. Pero la verdad es que originalidad es belleza.

Tu color natural de piel es lo bello. Tu color de cabello y tu sonrisa. Tu voz, tu sonrisa, y tu personalidad. Cada centímetro de ti brilla con una esencia única. Eres verdaderamente hermosa(o), así como el resto de nosotros.

Querer que la gente sea como tú quieres que sea

Cada quien tiene sus propios desafíos, todos tienen su propio viaje. Siempre ama y acepta a la gente enfrente de ti, no la fantasía que tú esperas y deseas que esas personas sean.

Faltarle el respeto a otros

Trata a la gente de la forma que quieres ser tratado. No importa que pase en la vida, se bueno con la gente alrededor tuyo. Si lo haces, dejarás un gran legado sin importar que sueños o ideales estas persiguiendo.

Faltarte el respeto

Ser amable contigo mismo en pensamientos, palabras y acciones es tan importante como ser amable con otros. La cosa más dolorosa es perderte a ti mismo en el proceso de amar a otros, y olvidar que tú también eres especial.

Mantener contacto con amigos no fieles

La gente que quiere mantenerse en tu vida siempre encontrara la manera de cómo hacerlo. Los verdaderos amigos son fieles. No deberías de pelear por el espacio en la vida de alguien. Nunca fuerces a alguien a hacer un espacio en su vida por ti, porque si realmente les importa, ellos lo crearán por ti.

Negar tus relaciones más importantes

Las relaciones construidas en base a amor y respeto pueden aguantar cualquier tormenta y terremoto. Estas bases pueden ser revisadas y mantenidas sanamente con dosis generosas de aceptación, perdón, escucha, gratitud y acciones consideradas.

Tratar de controlar cada detalle

Algunas veces es mejor no suponer, no preguntarse, no imaginar y no obsesionarse. Solo respira, haz lo que puedas, y ten fe que todo saldrá bien. Cuando menos lo esperas, algo grandioso llegará, algo mejor de lo que alguna vez llegaste a planear.

Nunca tomar riesgos

La vida es inherentemente arriesgada. Solo hay un riesgo que deberías evitar a toda costa, y es el riesgo de no hacer nada. Sal y haz que algo pase, no importa si es un pequeño paso en la dirección correcta. Lucha por progreso, no perfección.

Renunciar a ti

A veces la vida no nos da lo que queremos; no porque no lo merezcamos, sino porque merecemos algo mejor. No importa cuantas veces te caigas, siempre debe de haber una pequeña voz dentro de ti que diga: “NO, ¡todavía no! ¡Levántate!”.

Esa es la voz de la pasión y el coraje. La vida es un viaje, a veces difícil y una que otras veces increíblemente cruel; pero estarás preparado para ella si confías en tus talentos y dones, y además, permites que estos crezcan.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor y jefe de redacción de The Enterpriser; experto en el impacto que tienen las tecnologías de información dentro de los negocios. Síganlo en Twitter.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s