Únete a la economía del servicio y luego salta a la de la experiencia

Una forma en la que los estudiosos de la historia definen las edades o eras de la humanidad es por el tipo de actividad económica predominante en un debido tiempo. Simplificando mucho (muchísimo) y dándole un enfoque más empresarial que económico se pueden distinguir las siguientes edades:

 1.- Edad de la Agricultura: cuya principal actividad económica era el trabajo del campo.

 2.- Edad Industrial: cuando llegaron las maquinas y la riqueza se generaba en las fabricas.

 3.- Edad del servicio: en la que vivimos ahora.

Vivimos en la edad del servicio porque los empleos en las empresas de servicio (valga la redundancia) son los que más aportan al desarrollo económico. Por ejemplo, un fenómeno que los economistas han detectado son los del “Empleo McDonald’s”, es decir, la tendencia a la creciente cantidad de trabajos de rápida rotación en unidades empresariales pequeñas.

Además hoy en día los productos físicos (como computadores y automóviles) ofrecen desempeño tan superior a lo que el promedio del mercado pide que llega un punto en el que se vuelven relativamente genéricos y lo que los diferencia es el servicio. Tomen por ejemplo los productos de Apple y Android que tratan de diferenciarse por el software de servicio que tiene como iCloud y o las asociaciones con las cuentas de Google.

Y es que ya sea como un servicio tradicional como restaurantes, estéticas o talleres de reparación o bien con innovadoras opciones de software como servicio (aplicaciones, páginas web, un blog, etc.) la mayoría de los nuevos emprendedores se están sumando a la economía del servicio. Pero no podemos quedarnos solo allí.

Conforme los servicios continúan en crecimiento y nuestras necesidades son cubiertas satisfactoriamente por todos estos emprendedores, entonces comenzara la búsqueda por parte de los consumidores de la siguiente oferta diferenciada: la experiencia.

Como los productos se han ido diferenciando a través de los servicios complementarios que ofrecen, ahora los servicios buscan diferenciarse a través de la experiencia. Algunos lo han hecho de manera muy clara como por ejemplo Starbucks (no es lo mismo comprar allí que en un Oxxo).

Eventualmente las experiencias también se volverán el “core” de los productos como ahora lo es el servicio. Esto empieza a verse en ofertas como las de empresas turísticas (por ejemplo, el hotel de hielo en Canadá) o los restaurantes y cafés (otra vez volvamos a Starbucks).

Pero todos los emprendedores pueden trabajar en esto desde sus empresas de servicios actuales. Es por ello que en las próximas semanas compartiremos con nuestros lectores consejos para generar mejores experiencias para los clientes en sus empresas.

Esteban Sánchez es un experto en negocios y emprendimiento, además de ser un apasionado del cine y las industrias del entretenimiento. Fundador y miembro activo de organizaciones que promueven el cine como arte y el espíritu emprendedor. Síganlo en Twitter.

Anuncios

Un comentario sobre “Únete a la economía del servicio y luego salta a la de la experiencia

  1. Hola amigo quisiera encontrar soluciones em servicios para todo aquel que tenga um negocio, si tu tuvieras uno, que esperarias tu que te ofreciera independentemente de lo que vendas u ofrescas, con el objetivo de aumentar la productividad imagem y rentabilidad de tu negocio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s