6 Lecciones que se Pueden Aprender del Filósofo Cicerón

cicerón y los seis errores del hombreDesde muy joven he tenido un amor hacia la madre de todas las ciencias: la filosofía. De niño me atrajeron las ideas de antiguos pensadores sobre la vida. Mucho tiempo leí y me debatí las ideas de filósofos como Platón, Aristóteles, Aquino, Hegel, Kant, Nietzsche y otros.

Tanto fue el impacto de sus palabras e ideas que una de las principales opciones de carrera para mí era esta disciplina. Pero al igual que estudiar algo relacionado a mi otra pasión: la escritura, simplemente no sucedió. Pero todas las enseñanzas y la forma de pensar de estas grandes mentes forjaron mi ser. Ayudaron a crear mi propia filosofía de vida, la cual humildemente he tratado de plasmar y compartir contigo en los diversos artículos de The Enterpriser.

Y para una generación deseosa de vivir sus sueños, como la Gen Y, las ideas de algunos pensadores antiguos pueden ser la clave para alcanzar una vida exitosa. Lo cual me hace regresar al tema central de este artículo: el filósofo Marco Tulio Cicerón.

Cicerón fue un filósofo y escritor romano que vivió hace más de 2,000 años; y para muchos uno de los pensadores más importantes de la República Romana. Y de dicho ilustre individuo, las palabras que tienden a resonar más en mi cabeza son “los seis errores del hombre”.

Y lo genial de estas frases es su constancia, sin importar que éstas fueron escritas miles de años atrás, todavía se pueden aplicar en nuestra vida moderna.

Dado esta perseverancia en el tiempo, reflexionar sobre estas palabras es algo que te puede ayudar también. Y así tratar de no cometer los errores que nuestros ancestros han cometido desde hace tanto tiempo:

1.- La ilusión de que la ganancia personal se hace al aplastar a otros

Mucha gente vive bajo la falsa premisa que manifiesta que para que uno sea exitoso otros deben de fracasar; que la caída de otros de alguna manera amplifica nuestros logros.

Y para no caer en este error puedes cambiar tu enfoque en tres situaciones. Primero, enfócate en tus metas y no te compares con otros. Segundo, aprende que el éxito de otros no lleva a tu directa caída. Y tercero, inicia a felicitar a otros por sus logros. Todo esto te ayudará a liberarte de la negatividad, creando más oportunidades para el éxito.

2.- La tendencia de preocuparnos acerca de cosas que no puedes cambiar o corregir

Casi todas las personas son culpables de esto. Llega un momento en la vida en que estamos completamente preocupados por cosas que no podemos solucionar. Cosas que no están en nuestras manos.

Puedes aprender a dejar ir estas preocupaciones, y así poder disfrutar de tu vida.

3.- Insistir que algo es imposible porque no podemos lograrlo

Es muy probable que desarrolles una actitud auto-saboteadora cuando eres incapaz de realizar algo. Hay que darse cuenta que para sobreponerte a este error, no hay que darse por vencido y no desilusionarse cuando el éxito no llega inmediatamente.

4.- No querer prescindir de las preocupaciones triviales

Casi siempre nos llenamos la cabeza de cosas sin importancia, pequeños asuntos que en el contexto de nuestras vidas pueden verse como más importantes de lo que realmente son.

Y para no caer en esto, empieza a mantener un sentido de perspectiva; ver que hay problemas o asuntos más grandes sin resolver. Son a aquellos a los que tienes que dedicar tiempo y energía.

5.- Rechazar el desarrollo y el refinamiento de la mente y no adquirir el hábito de leer y estudiar

De seguro conoces gente que solo lee o estudia cuando lo necesita hacer. Esto significa que, para muchas personas que terminan la educación formal, el estudio se termina al graduarse. Pero está comprobado que leer de vez en cuando enriquece nuestras vidas.

No solo puede abrirte un nuevo horizonte de conocimientos, sino también puede inspirarte. En esta época, no hay límite de lo que puedes hallar, y el internet facilita las cosas.

6.- Intentar obligar a los demás a vivir como nosotros

Esta situación o anomalía ha estado constante durante la existencia de la civilización humana. El querer imponer nuestro pensamiento o forma de vida en los demás. Desde tu tratando de convencer a otra persona de ver un programa de TV o salir tal día a emborracharte por el hecho de que a ti te gusta y lo ves como la forma de vida que todos tenemos que seguir, hasta la forma en que gobiernos tratan de ejercer control sobre la vida de sus habitantes.

Hay que enfocarse en uno mismo y reflexionar sobre la forma de vida de otros, realmente ponerse en sus zapatos y ser respetuoso con la manera en que cada quien decida llevar su vida.

Y lo que me gustaría que te llevaras de estos seis enunciados no solo es el asombro de la aparente consistencia de la humanidad y nuestras acciones, sino también seis invaluables lecciones. Tal vez si empezamos a prestar atención y aprender de las palabras de Cicerón, podamos ser capaces de vivir una mejor vida.

Cristopher Ramírez es Editor en Jefe de The Enterpriser. Comprometido a alcanzar sus sueños, así como ayudar a otros a alcanzar los suyos. Ingeniero en Tecnologías de Información convertido en emprendedor e inversionista de tiempo completo. Síganlo en Twitter @Cris_Rmz

Anuncios

4 comentarios sobre “6 Lecciones que se Pueden Aprender del Filósofo Cicerón

  1. No se cuál sea tu edad, pero me das la impresión de que “apenas estás saliendo del cascarón”… Según mi punto de vista MUY PERSONAL, y por lo mismo, muy particular (y sin quererme comparar con ABSOLUTAMENTE nadie y en NINGUNA “rama”), te comento que, creo que la Filosofía la “aplicaron” personas ¿sabias?, pero MUY OBSERVADORAS, pero francamente casi lo puedo intuir, que fue cuando ya estaban en el “¿ocaso?” de sus vidas, porque precisamente es cuando llega la “sabiduría” a las personas observadoras, después de haber aprendido de distintas formas (propias y ajenas), lo que la vida les otorga (experiencia, aprendizaje, conocimiento, madurez, sabiduría, etc.) al actuar-reaccionar de una determinada forma antes las propias vivencias…
    Por otro lado, normalmente cuando a mi me “llama la atención” y/o me “parece interesante” algún ¿artículo? publicado en este espacio, lo imprimo a forma de tenerlo “reservado” para cuando lo quiera volver a re-leer (valga la redundancia) y/o para cuando requiera de esa cierta “orientación” interesante y válida (obvio, para mi punto de ver, mis alcances y con mis limitaciones)… Sin embargo, con tristeza te comento que la lectura de tu publicación, que de inicio me llamó la atención -al vez por su título-, la tuve que suspender a la mitad, pues NO tiene la “sabiduría” que yo esperaba encontrar, y “terminé” mi ‘vista rápida’ del mismo escrito, al leer solo los enumerados, por lo que te comento que hagas MUCHO caso al último ¿consejo? que tu mismo das, es decir, NO creas que todo mundo va a ser “complaciente” y/o condescendiente contigo, y nunca trates de “obligar” a nadie a ser parte de tus experiencias si éstas no son de una clara utilidad “general”… (Yo te estoy dando mi opinión, NO ESTOY TRATANDO de cambiarte ni que seas “igual” a equis persona, ¿ok?).
    Para concluir, no tengo ni el más mínimo conocimiento de estos SEIS “consejos” por lo que NO puedo replicar si son ciertos o serán medio-reales o que sean meramente apreciaciones tuyas, pero lo que sí puedo opinar es sobre la forma de redactar estas ideas-palabras tuyas (con todo y que tengas el “gusanito” de ser un escritor), simplemente NO me “encendió” el ánimo para leer completamente (y aprovechar sus conocimientos-experiencias-consejos-sabidurías-realidades-etc.), por lo que te agradezco tu esfuerzo y tu entusiasmo, pero no por lo que ME (intentaste) aportaste en este “artículo”.
    Muchas gracias.
    JAZ

    Me gusta

    1. Hola Jaz, muchas gracias por tomarte la molestia de comentar. Me gustaría poder haber dicho que comparto tu punto de vista, pero en primera me costo entenderle a la forma en que escribes. Con muchas comillas, paréntesis y signos de interrogación das a entender cierto tono de sarcasmo o palabras malintencionadas, o cambios en el sentido de tus palabras, etc. Pero bueno, si hubieras terminado de leer el artículo te hubieras dado cuenta que estas 6 lecciones son meramente un reflejo del tratado que Cicerón escribió sobre los errores humanos, lo único que yo plasmé fue la idea de como estos errores todavía se manifiestan en la sociedad y como una persona sin importar su edad puede llegar a aprender de dichos errores, porque como el mismo lo dice: “quien no conoce su pasado esta destinado a repetirlo”. Y no creo que sea bueno que juzgues la sabiduría de una persona solo por su edad; hay ideas que han cambiado al mundo que provienen de mentes jovenes. La sabiduría es algo subjetivo, no todos vivimos y experimentamos las mismas cosas. Aprendemos diferente, hay sabios de muchas edades y origenes. Lamento que no haya sido de tu agrado mi aportación, pero agradezco tu comentario. Saludos,

      Me gusta

  2. “quien no conoce su pasado esta destinado a repetirlo”, ese dicho algunos dicen que lo dijo Hegel, otros Cicerón, otros Aristóteles…
    Muchos aseguran que lo dijo George Santayana… será que me puedes sacar de las dudas? muchas gracias por tu aporte

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s