¿Puedes Administrar la Suerte? Aquí el Cómo

La suerte es algo que te ocurre y tu empresa. Así que si está afuera de tu control, ¿por qué tratar de administrarla? En el libro, Great by Choice, Jim Collins y Morten Hansen, estudiaron el rol de la suerte para explicar el éxito corporativo. La investigación sugiere de que sí puedes administrar la suerte, aunque probablemente no de la forma que piensas.

¿Algunas empresas son más afortunadas que otras? Para obtener algo de tracción empírica, los autores definieron la suerte como los eventos que a gran escala están fuera de tu control, impredecibles, y que pueden significativamente impactarte (sea bueno o malo). Analizaron el historial de eventos donde la suerte tuvo algo que ver dentro de las empresas a estudiar. Un descubrimiento clave: los ganadores y los que se desempeñaban de una manera promedio tuvieron, esencialmente, el mismo número de eventos afortunados y desafortunados. El resultado: no es la suerte lo que cuenta; es lo que haces con ella – tu retorno de suerte.

Extendiendo este pensamiento o idea a nuestra vida laboral, la pregunta clave es, ¿cómo puedes obtener un alto retorno de suerte en el trabajo?

  1. Ve la vida como una corriente de eventos donde la suerte está presente. Imagínate nadando en un río en el cual acontecimiento afortunados y desafortunados fluyen hacía ti y golpearte. No es ni bueno ni malo. Es lo que es. Cuando empiezas a tener esta mentalidad del “flujo de la suerte”, puedes empezar a administrar aquellos eventos a tu ventaja.
  2. Prepárate para eventos de mala suerte (seguro vendrán). Los eventos de mala suerte ocurrirán; solo no sabes cuándo y en qué forma. Tu proyecto se descarrilla debido al erro de otros, un competidor inesperadamente te destroza con un mejor producto, el nuevo CEO le resta importancia a tu área de producto, una condición médica descarrila tus planes. Estos son eventos de suerte que tienen que ver con el “qué”, pero también hay los que involucran el “quién”: llega un nuevo jefe terrible, caes en equipos disfuncionales, etc. Los mejores líderes en el estudio se preparaban para eventos de mala suerte construyendo reservas (por ejemplo, efectivo en la hoja de balance) y correr operaciones esbeltas durante los buenos momentos. De igual manera, tú te puedes preparar para eventos de mala suerte al incorporar márgenes de seguridad en lo que haces, adquirir opciones, y construir una fuerte red de personas en el trabajo con los que puedas contar.
  3. Detecta eventos de buena suerte cuando se presenten. Los mejores líderes en el estudio poseen una habilidad para detectar eventos de buena suerte. Más eventos de este tipo nos ocurren, de acuerdo a Morten Hansen. Esto incluyen evento que involucran el “quién”, como encontrar un mentor, obtener un nuevo gran jefe, o conocer a tu pareja de vida. El problema es que estos eventos normalmente se revelan de manera ambigua, triviales a simple vista, lo que puede hacer que sean difícil de detectar. Y no es suficiente solo detectar un evento de buena suerte; necesitas estar preparado para alterar tus planes y actuar en base en eso. Cuando los autores estudiaron lo que los mejores líderes hacían, encontraron que estos eran buenos al aplicar el principio “zoom out, then zoom in”. Este consiste en vez de mirar al evento a nivel del suelo, aléjate y pregúntate, ¿cuál es el objetivo principal?, de ahí acércate y ejecuta. El resultado: cuando seas confrontado con un evento donde involucre suerte, sea pequeño o grande, toma un momento para alejarte, luego acércate.
  4. Ejecuta de manera brillante en los eventos con buena suerte. En 1949, en Venecia, Italia, en ese entonces la poca conocida cantante de ópera Maria Callas tuvo un evento de buena suerte. La cantante principal para el rol de Elvira había enfermado, y Callas de 26 años obtuvo el papel. Y cuando ese momento llegó, se alzó al nivel de la situación y una estrella nació. En contraste, en nuestro estudio, las empresas también se encuentran con situaciones de este tipo. Debes prepararte intensivamente, comprometer todos los recursos que puedas, y ser un poco maníaco acerca de la ejecución cuando la buena suerte llegue.

Puede que veas a otras personas con envidia y decir, “solo tuvieron suerte”. Pero talvez solo tuvieron un alto retorno de suerte. Y eso sí está dentro de tu control.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor y motivador. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter.

Crédito por la imagen: Forbes

Anuncios

7 comentarios sobre “¿Puedes Administrar la Suerte? Aquí el Cómo

  1. Artículo interesante, pero, con el respeto que merecen los autores Collins y Hansen, creo denotar una confusión en aquello de “eventos suertudos” respecto a “eventos casuales” y es que “suerte” y “casualidad” no son lo mismo. Expreso esto con toda pertinencia porque más que todo el estudio de la suerte y de la casualidad son competencia de la Ciencia que estudia y analiza a la producción de ideas y a la manera en que estas condicionan al comportamiento humano manifiesto.

    Someramente, la “suerte” alude a la presencia de efectos buenos o malos que afectan a una persona o grupo de personas que no propiciaron la “causalidad del momento suertudo”; ahora, en la “casualidad”, la persona o grupo de personas afectadas si propiciaron la “causalidad del momento casual”, pero, debido a la ausencia de previsión, el actuar o actuares de ellos es lo que propicia al efecto que caracteriza a cada casualidad en particular… ¡Vaya enredo, EH! _ Ja, ja, ja…

    Bueno, continuemos. Conforman a la suerte y a la casualidad cualidades idénticas que coartan en primera instancia a la facultad mental del discernimiento. Entre dichas cualidades figuran: por un lado, la suerte buena (o positiva) y a la suerte mala (o negativa); y por otro lado, a la casualidad buena (o positiva) y a la casualidad mala (o negativa). Esta diversificación pone al descubierto que la calificación de positiva (beneficiosa) o negativa (punitiva) relacionadas a la suerte y a la casualidad instigan a la confusión que motivó en mi el exponer este comentario.

    En conclusión, por su naturaleza, la “suerte” no es administrable; sin embargo, por su condición, “la casualidad” si es administrable, toda vez las personas prevean el efecto que provocarían a posteriori sus actos. Si las personas no consideran el prever la consecuencia de sus actos, entonces, probablemente continuarán confundiendo a la “suerte” con la “casualidad”, o peor aún, creerán que estos dos vocablos son sinónimos cuando no es así. De ahí la importancia de saber bien, de practicar en sí mismo la precaución y de instar a otros que sean precavidos… ¡Definitivamente, el tema que hoy nos ocupa es muy interesante!

    Me gusta

    1. Gracias por tu comentario y tu aportación. En cierto sentido comparto tu aclaración sobre la suerte y la casualidad. Creo que, de parte de los autores, utilizaron el término de “suerte” a falta de una palabra que se relacione más con el mensaje que quieren transmitir.
      Pero creo que es una realidad que ya sea “suerte” o “casualidad” o como le identifique otra gente, es importante poder adelantarse al futuro y analizar cada movimiento que hacemos.
      Como lo dijo Napoleón: “Los grandes hombres se hacen grandes porque pueden dominar a la suerte. La VULGARMENTE llamada ‘suerte’ es una característica de los genios”.
      Saludos,

      Me gusta

      1. ¡OH, qué agradable sorpresa! _ Adicional a su publicación, yo no imaginé su correspondencia personal. Respecto al tema, indico estar de acuerdo con su pensar, desafortunadamente la polémica que pudiese surgir al discernir el uso adecuado de los vocablos “suerte” y “casualidad” resultaría más en una cuestión semántico-diacrónica y al final concordaríamos en que el tema no requiere más albores. En otro punto, aprovecho la oportunidad para agradecerle los temas que difunde a través de su blog, principalmente los relacionados a las StarUp, Mercadotecnia y Publicidad, Administración de Empresas, Finanzas Empresariales, etcétera… A mi en lo personal han sido una guía fabulosa. También, aprovecho a reconocer su loable esfuerzo como motivador de emprendedores, quienes son los que más necesitamos de su asistencia a través de éste medio. Gracias nuevamente, qué Dios siga bendiciéndole.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s