4 Maneras para Hacer tu Empresa más Ágil

Recientemente, ha sido revelado que Snapchat ha obtenido $1,800 millones de dólares en fondeo haciendo que ésta aumente su valor cerca de los $20,000 millones. Para todo emprendedor, este tipo de noticias es una validación de que el sueño es posible; que con la idea correcta, una empresa puede crecer más grande de lo que nadie ha imaginado.

Pero el hecho es que Snapchat es una anomalía. Un reporte de Sage del 2015 sugiere que dos de cada cinco startups fracasa. Y una de las razones principales es que son fundadas por emprendedores que no observan de cerca los costos.

Dirigir una startup es costoso, no por nada empresas exitosas como Snapchat todavía necesitan inyecciones de dinero. Pero, toma tiempo llegar a este nivel. Las startups necesitan hacer todo lo posible para estirar sus recursos. Eso significa adoptar un modelo de negocio ágil (lean), el cual se enfoca en iniciar lo más pronto posible tu empresa y de una manera que requiera de un menor capital.

Tener una empresa ágil significa conocer el cómo cortar el grano de la paja. Sin embargo, no llega naturalmente.

Aquí cuatro maneras de hacer tu empresa más ágil:

  1. Toma decisiones rápidamente

Tiempo es dinero. Al tomar grandes cantidades de tiempo para tomar decisiones detienes a tu empresa. Cada opción que consideras, cada momento que evalúas los pros y contras, la empresa no va hacia adelante.

Eso no quiere decir que solamente tengas que tirar una moneda al aire cada vez que tomes una decisión, pero necesitas darte cuenta de que nunca vas a tener toda la información que necesitas. Todo lo que puedes hacer es procesar la información que tienes y pisar el acelerador.

Y si toda decisión tiene que pasar por el fundador, CEO, y cada inversionista, será un gran desperdicio de recursos. Ten un plan elaborado acerca la cadena de mando cuando ciertos tipos de situaciones surjan. Conoce quien es responsable de que decisiones y el criterio que se usará para evaluar las opciones.

  1. Saber lo que puede esperar

Muchos emprendedores cometen el error de pensar que todo debe ser perfecto al momento de iniciar operaciones o lanzar un producto. El producto tiene que tener toda posible característica y cada problema potencial ya resuelto. Es más importante de asegurarse de lo básico y empezar el negocio lo más pronto posible.

Decide lo que es el núcleo del negocio. Enfócate en despegar del suelo y cuando te encuentres financieramente más estable tú puede desarrollarte más y mejorar.

  1. Haz pruebas constantemente

Si estás esperando al lanzamiento para ver si el mercado necesita tu empresa, estás preparándote para fracasar. Si nadie compra de tu empresa, todo lo que has hecho hasta el momento no importa.

La mejor opción es conducir pequeñas pruebas a través del desarrollo para asegurar que tienes un lugar en el mercado.

  1. Piensa dos veces antes de contratar

Una vez que tu empresa empiece a crecer, debes contratar más empleados para manejar la carga. Y como las empresas de este tipo siempre están evolucionando, es probable que los tipos de empleados que necesites al principio no serán los mismos que los que necesitan en seis o meses o un año. Así que contrata a todavía más gente. Lo siguiente que sabes es que tu nómina está fuera de control.

Una encuesta realizada por First Round muestra que 69% de las startups planearon en contratar a 20 personas a lo largo de un año. Pero te imaginas ¿cuántas de estas contrataciones fueron realmente necesarias? ¿Había suficientes nuevas tareas y responsabilidad para crear nuevas posiciones? ¿Nadie en el equipo tiene las habilidades para ser las nuevas tareas? ¿Se podría haber optado por un freelancer o un empleado temporal? Hazte estas preguntas antes de contratar y sabrás si nuevo empleado es lo que necesitas.

Las nuevas empresas son costosas y a menos que sean dirigidas de la manera correcta sangrarán dinero. Como emprendedor lo mejor que puedes hacer es tener una empresa ágil que te permita colocar tus recursos de la mejor manera.

¿Qué otras maneras se te ocurren para hacer tu empresa más ágil? Deja tus opiniones en los comentarios

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor y motivador. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter.

Anuncios

3 comentarios sobre “4 Maneras para Hacer tu Empresa más Ágil

  1. ¡Otro artículo excelente, de aquellos que son de gran ayuda para muchos de nosotros, los emprendedores! _ Bueno, en este tema, atendiendo la invitación de comentar, para sumar, no para restar, indico que hoy día las cosas han cambiado favorablemente, que muchos pensamientos que eran válidos antes han terminado por convertirse en tabúes, por ejemplo: (a) necesitar un gran capital financiero para iniciar una empresa con la intención de independizarte; (b) si no tienes con quien trabajar una idea empresarial, estarás predestinado al fracaso; (c) ¡Uy…! _ Como no hay dinero para pagar una oficina, amueblarla con algo bonito, tener equipos de última generación, contratar a una secretaria piernas largas, etcétera; entonces, no voy iniciar una StartUp en la habitación donde duermo y menos en un garage mal oliente, equipado con una computadora de hace quince años, con la cual pueda el soñar ganar grandes cantidades de dinero y así volverme millonario. Estas ideas mal-preconcebidas, que son FALSAS, coartan la inquietud de superación en todas las personas que viven en una sociedad que es cada vez más demandante. Con todo este preámbulo (bla, bla, bla…) intento el convidar, en adición a los cuatro consejos disertados por nuestro amigo, el respetable señor Ramírez, que para despertar el valor para convertirse en un EMPRENDEDOR, “con altas probabilidades de éxito”, la persona entusiasta debe de considerar inicialmente lo siguiente: primero, dominar cuasi perfectamente una profesión universitaria o un oficio de nivel medio; segundo, aprender paralelamente al punto anterior, cómo fundar una empresa lícita, cómo administrarla debidamente, cómo producir o diseñar un servicio determinado y como vender en base a cuotas; y tercero, la más importante, ser lo suficientemente sagaz para desarrollar UNA, tan sólo UNA IDEA que sea susceptible de convertirse en una empresa que penetre y asombre al mercado potencial de compra y en el proceso genere grandes dividendos económicos. Y ahí, en el punto tercero, está lo difícil, lo REALMENTE DIFÍCIL DE LOGRAR respecto a aquello que todos ansiamos, estar al frente y dirigir los designios de nuestro propio negocio. Cuando una persona desarrolla estos tres principios, su éxito será inevitable y probablemente avasallador y sorprendente, y de esto, para dar fe pública, cito pertinentemente al señor Robert Herjavec (del show “Shark Tank”), quien sabiamente nos dice: “Encuentre un problema y soluciónelo, el negocio vendrá después”; y como si fuera poco, atrevo a citar a su compañero de fórmula, el señor Mark Cuban (también del show “Shark Tank”), quien oportunamente nos dice : “No importa cuantas veces haya fallado, lo que importa realmente es que la próxima vez haga bien las cosas”. Y ya para finalizar, cito al maestro de maestros, al GIGANTE DE LA INDUSTRIA, AL GRAN SEÑOR JOHN D. ROCKEFELLER (Q. E. P. D.), quien a los emprendedores dejó este maravilloso legado sentenciado en la máxima siguiente: “NO TENGA MIEDO DE PERDER LA COMODIDAD, SI VA EN POS DE LO GRANDIOSO”. Yo, en lo personal, aspiro a hacer algo muy bueno en el ámbito de mi profesión y para ello he tenido que descubrir y aplicar a mi persona los tres puntos ya expuestos. Además, he tenido la obligación de dedicarme con afán y ahínco a buscar constantemente información que contribuya a hacer realidad mi meta propuesta, sin importarme el esfuerzo y el sacrificio a invertir. Una muestra de esto es que soy seguidor asiduo de este blog, que tanta ayuda ha proporcionado a mis intereses en los últimos doce meses, y que gracias a todo ese quehacer, hoy, precisamente en este día, 1 de junio de 2016, el proyecto StartUp, que he planificado y organizado durante los últimos seis años, empieza la tan deseada y con gran entusiasmo y expectativa, fase de ventas a nivel internacional. Si la mayor parte de cosas que realicé en este propósito están bien laboradas, espero comentarles su éxito dentro de un año. Y lo más maravilloso de todo esto, es que en los seis años de trabajo, mi proyecto StartUp requirió… ¡CERO INVERSIÓN FINANCIERA! _ Pero esta historia la relataré en un futuro, en éste mismo sitio, previa anuencia de nuestro anfitrión, el señor Cristopher Ramírez. Por favor, no sólo lean lo aquí publicado, anímense a comentar sus inquietudes y sus experiencias (de éxito o de fracaso) como yo hago, ya que todo eso que usted no atreve a exteriorizar es muy importante para esta comunidad, en la que usted, como muchos otros, somos partícipes. Hasta una próxima, por el momento dejo de aburrirlos con mi cháchara, ja, ja, ja…

    Me gusta

    1. Muchas gracias por tus comentarios y aportar tu opinión. Si alguna vez te intresa compartir tu experiencia, tu opinión o alguna información que pueda ayudar a nuestros lectores, no dudes en decirnoslo. Sería un honor publicar algún artículo tuyo en el blog. Un saludo,

      Me gusta

      1. Gracias por la invitación, es bien aceptada. Creo que si a la StartUp, que principio ayer con sus operaciones mercadoctécnicas, concedemos un plazo prudente de un año, en el cual esté analizando los resultados trimestrales obtenidos, probablemente surja una historia real, útil, motivadora e interesante para la comunidad lectora de The Enterpriser.

        Comento, por un lado, que en las veinticuatro horas últimas de mi vida, el entusiasmo ha sido difícil de controlar, ya que ayer realicé el primer contacto con una agrupación en un país sudamericano que es de interés fundamental para el éxito de este proyecto y la correspondencia que recibí de ellos fue positiva; y por otro lado, relato que la incertidumbre de la expectativa de qué sucederá en los primeros doce meses de operaciones exteriores, acerca de si lograré la penetración necesaria y la aceptación requerida en el mercado, también tiene a mi ánimo con unos altibajos tremendos, ja, ja, ja… ¡Ya que aún continúo laborando solo! _ Bueno, si estoy bien percatado, ese es el costo secundario que algunos emprendedores tenemos que sufragar de modo obligatorio si quiero apasionadamente alcanzar la independencia propia a un nivel alto, significativo, digno y honrado.

        Sin otro particular, desde Guatemala también reciban ustedes un saludo cariñoso. Por el momento, seguiré como fan de este sitio. Hasta pronto.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s