6 hábitos de Líderes que Saben Cómo Sacar lo Mejor en los Demás

Si crees que tu trabajo más importante como líder es escribir misiones corporativas, fijar metas, o incrementar los ingresos, estás enfocándote en las métricas equivocadas. Tu rol más significativo no involucra tus resultados; tu trabajo es inspirar el resultado de tus empleados. Esto lo sugiere Richard S. Wellins, co-autor de ‘Your First Leadership Job: How Catalyst Leaders Bring Out the Best In Others’.

“Como líder tu enfoque cambia; tu prioridad número uno es sacar lo mejor de otros,” dice Wellins, quien es vicepresidente en la firma de consultoría de gestión DDI.

Un estudio realizado por DDI y Harris Interactive apunta que el 98% de los empleados que tiene buenos líderes son motivados a dar lo mejor de sí, mientras que solo el 11% de los empleados con administradores inefectivos se sienten motivados para dar lo mejor de sí.

Ser capaz de sacar lo mejor de los demás es una habilidad que involucra solo el 10% de inclinación natural; el otro 90% tiene que ser deliberado, dice Wellins: “No puede ser aprendido al escuchar una lectura o leer ejemplos,” él dice. “Necesita ser practicado, reforzado, y usado todos los días.”

He aquí seis de sus hábitos diarios:

  1. Se enfocan en las fortalezas de los demás

Los buenos líderes identifican las fortalezas de los miembros individuales de un equipo y dan oportunidades a los empleados para que las usen, dice Wellins. “Ellos cultivan y optimizan los talentos y capacidades de los demás,” él dice.

Mientras que algunas fortalezas serán obvias, los buenos líderes agendan reuniones uno a uno y hacen preguntas como, “¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?” y “¿Qué es lo que más extrañas de tus empleos anteriores y por qué?

  1. Ellos empatizan

Los buenos líderes escuchan lo que los miembros del equipo dicen y se ponen en sus zapatos. Cuando lidian con  una situación emocional, escuchar y responder con empatía puede inmediatamente reducir la tensión, y hasta que las cosas se tranquilicen, nada productivo puede ocurrir.

“La empatía da como resultado un mejor desempeño; esto es un gran motivador,” dice Wellins.

  1. Dan reconocimiento

Estos líderes también recompensan y reconocen el esfuerzo. Los líderes normalmente se preocupan de que las alabanzas parecen no profesionales o que los empleados se volverán complacientes o excesivamente confiados.

“Pero no es así,” dice. “Se trata de hacer que una persona se sienta bien consigo mismo a pesar de que se sientan desafiados o pasar por tiempos difíciles.”

Esto también es importante cuando las cosas van bien. “Es tan simple, pero nuestra investigación demuestra que dos tercios de los líderes no son buenos en reconocer o premiar el buen trabajo,” Wellins afirma.

  1. Conecta a las personas correctas

Liz Wiseman, autora de Rookie Smarts: Why Learning Beats Knowing in the New Game of Work, llama a los líderes que son capaces de sacar lo mejor en otros “multiplicadores”. Ella dice que los multiplicadores buscan talento por todos lados y se enfocan en encontrar gente, a cualquier nivel, quienes conozcan las cosas que ellos no.

“Los multiplicadores se toman el tiempo para entender las capacidades de cada individuo para que ellos puede conectar a los empleados con la gente correcta y a las oportunidades correcta – por ende creando un ciclo virtuoso de atracción, crecimiento, y oportunidad,” ella escribe en un artículos para el Harvard Business Review.

  1. Ellos no microgestionan

Sacar lo mejor en otros significa delegar. “Los buenos gerentes son cuidadosos para no microgestionar,” dice Wellins. “Su trabajo es asignar o dirigir metas generales en el trabajo que se tiene que cumplir pero ellos nunca deberían hacerlo por la persona.”

Extender metas que empujen a la gente puede tener un gran impacto en cómo la gente se siente acerca de si misma, su trabajo, y lo que pueden lograr, dice Wellins. “Apela a sus fortalezas y dales responsabilidades y ellos lograrán sus metas.”

Como miembros de un equipo ellos obtienen pequeñas victorias, con esto su confianza crece y sus problemas parecen menos desafiantes; las barricadas se vuelven en rompecabezas interesantes para resolver.

“Los multiplicadores se ven a sí mismos como coaches y maestros,” escribe Wiseman. “Estos líderes ponen un gran énfasis en la autosuficiencia: Una vez que ellos delegan una tarea o decisión, no tratan de tomarla de vuelta.”

  1. Crean ambientes seguros

Estos líderes dan permiso a la gente de pensar, hablar, y actuar con razón, dice Wiseman.

“Ellos generan una intensidad que demanda al equipo trabajo del más alto nivel, pero ellos también poseen una alta tolerancia para los errores y entienden la importancia de aprender en el camino,” ella escribe. “Así que crean espacios mentales en los cuales la gente puede florecer.”

Ahora ya lo sabes, ¿te consideras un líder multiplicador? ¿Qué acciones tomas para sacar lo mejor de tus empleados, socios, etc.?

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook.

Crédito por la imagen: When I Work

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s