Cómo Tener una Conversación Significativa

Todos saben cómo tener una conversación porque las han tenido desde que eran unos bebés. Sin embargo, la mayoría de la gente desarrollar malos hábitos que casi les garantiza que sus conversaciones de negocios sean algunas veces sean insignificantes pérdidas de tiempo.

Aquí te dejo un proceso simple de cuatro pasos para asegurarte que cada conversación de trabajo que tengas sea significativa y valiosa de tu tiempo.

  1. Conoce POR QUÉ estás teniendo la conversación

Cada conversación debe tener su punto, o no hay punto en tenerla. Con amigos y familiares, el “punto” es comúnmente disfrutar su compañía. Ya sabes cómo hacer eso. Relájate y diviértete.

En los negocios, sin embargo, siempre hay una agenda para cada conversación, aun si parece que la conversación es solo para conocerte mejor (o vice-versa), hasta que tus colaboradores se vuelvan amigos o parte de la familia.

Por ende, cuando empieces una conversación con un colaborador, ten una meta explicita en la mente. De esta forma eres menos propenso a gastar tiempo y energía.

Similarmente, si alguien inicia una conversación contigo, vale la pena preguntarte la razón por la cual la conversación está ocurriendo y porqué ahora. No vale la pena obsesionarse, pero si tienes una idea del “por qué” es más fácil llegar hacia “dónde” la conversación necesita ir.

  1. Ignora tu “mente de mono”

Los antiguos chinos creían que todos tienen una “mente de mono” que brinca de pensamiento a pensamiento, como por ejemplo:

  • ¿Qué es lo que piensa de mí?
  • ¿Lograré hacer la venta?
  • ¿Qué tal si no puedo pagar la renta?
  • Que feas paredes.
  • Debo llegar al aeropuerto en dos horas.
  • , etc., etc.

Este ruido mental constante te drena la atención lejos de tu cliente y hacia tus propias perspectivas, prioridades y metas.

Si escuchas a tu “mente de mono”, solo escucharás un porcentaje de lo que la otra persona está diciendo. Con toda probabilidad, entenderás mal y olvidarás que fue lo que se dijo.

  1. Reconoce lo que has escuchado

Cuando la otra persona haya terminado de hablar, redefine, y caracteriza lo que la otra persona ha dicho. Esto confirma que realmente estabas escuchando hacia la otra persona, en vez de un dialogo interno (“mente de mono”).

También te previene de continuar la conversación basado en un mal entendido. La reafirmación le da a la otra persona una oportunidad de corregir tu percepción o elaborar lo suficiente para asegurarse de que realmente entendiste.

  1. Piensa y luego responde

Detente un momento para considerar lo que has escuchado y lo que ha hecho eco. Responde con una afirmación, historia, o pregunta que agregue valor a la conversación y la mueva a su punto y propósito.

Tener esta clase de conversación es difícil y fácil, por igual. Es difícil porque las “mentes de mono” de algunas personas son del tamaño de King Kong charlan tan fuerte que no pueden oír nada más.

Sin embargo, una vez que hayas aprendido a ignorar el parloteo, esta forma de escuchar, refeccionar, y hablar rápidamente se vuelve secundaria. Y esa es la parte fácil.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook.

Crédito por la imagen: La Conversación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s