Los Secretos para el Éxito en tus Proyectos Secundarios

Eres el fundador de una startup. Eres una máquina de ideas. Pero no importa cuántas ideas tengas; aquellas son montones. Lo que importa más es como convertirás las ideas en realidad. Así que hay una bifurcación en el camino: ¿Perseguir tu proyecto con el cual estás apasionado, o seguir en tu trabajo de tiempo completo?

Retrasar tu proyecto secundario puede ahorrarte tiempo y dinero. Pero de nuevo, ir tras este puede agregar color a tu vida y un valor masivo a tu empresa.

Afortunadamente, no tiene que ser un escenario de uno o lo otro. Puedes realizar proyectos con los que te apasiones sin desechar tu puesto.

Unos cuantos años atrás, empecé a trabajar en mi empresa de desarrollo y consultoría en tecnologías de información y como operación secundaria llevaba este blog. Pasé de dar consultoría administrativa en este ramo a establecer una marca. Un logo, un dominio, algo de redes sociales, y decenas de proyectos después, me estoy estableciendo como mentor y maestro en desarrollo personal y emprendimiento.

A los que dicen NO, esto es para ustedes

No me malinterpreten. He desperdiciando incontables cantidades de tiempo y dinero en proyectos secundarios muy mal planeados. Existen razones legítimas para no hacerlo. La primera es obvia: los proyectos secundarios pueden convertirse en un trabajo de tiempo completo. Esto no es necesariamente algo malo, a menos que cause conflicto con tus colaboradores.

Los proyectos secundarios se están volviendo cada vez menos común. Capital semilla y los ángeles inversionistas son opciones que se están volviéndose mucho más viables que nunca: ¿Por qué tu proyecto secundario lo sería si puedes encontrar fondos para este?

Pero trabajar en proyectos tampoco es tan simple como lo era antes. Las startups sufren de una tasa de fracaso altísima, y las posibilidades del éxito de proyectos secundarios son todavía peores.

Hazlo de todas maneras

Pero gastar algo de tiempo libre en algo en lo que estás realmente apasionado no son enteramente malas noticias. Si estás aprendiendo un nuevo idioma, por ejemplo, puedes probarlo a través de un proyecto secundario.

O usar mercadotecnia para proyectos secundarios – trabajando en proyectos que ayudarán a tu startup – para resolver tu dilema de innovador.

Haz que tu proyecto secundario funcione

La realidad es que, a menos que estés preparándote para dejar tu principal trabajo, tu proyecto secundario no puede interferir con este. Las cosas pueden ponerse arriesgadas si tus co-fundadores piensan que te estás enfocando demasiado en algo que no está relacionado con el negocio. Aquí el cómo lanzar un proyecto secundario y tener a todos (incluyéndote) felices.

  • Mata a dos pájaros de un tiro. Enfrenta un problema que tu startup enfrenta. Por ejemplo, empieza con el desarrollo de un software de gestión de proyectos debido a que estás frustrado porque no encuentras una herramienta que permita una comunicación efectiva.
  • Llama a los refuerzos. Si te estás preguntando cuando traer ayuda externa, la respuesta es simple: tan pronto como sea posible. Consíguete un CEO o gestor de proyectos. La avaricia no tiene sentido porque tu proyecto secundario no es tu enfoque principal. Ofrece algo de equidad a alguien quien estuviera 100% comprometido a ver tu proyecto crecer.
  • Ponlo a prueba rápidamente. Usa herramientas de prototipos para probar tu concepto. Herramientas como Webflow o plataformas como Kickstarter, o similares en tu país.
  • No guardes secretos. Asegúrate que tus co-fundadores sepan lo que estás haciendo. Estoy seguro que no quieres que tus colaboradores se preocupen de que los abandonarás con el tiempo. La transparencia es la mejor política para evitar conflictos internos.

No empieces un proyecto secundario porque tienes una buena idea o para probarte a ti mismo. En vez de esto, toma una mirada racional a tu concepto y situación, y utiliza metodologías agiles para empezar.

Algunos piensan que los proyectos secundarios son blanco y negro: O no tienes uno, o renuncias a tu trabajo para enfrentarlo de tiempo completo. Pero tienes más opciones. Encuentra un proyecto que beneficie a tu startup y adminístralo apropiadamente, y puede perseguir tus pasiones sin arriesgarlo todo.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook.

Crédito por la imagen: SXSW

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s