El Motivo por el cual Batallamos para Fijar Tiempo para Nuestro Crecimiento Personal

Gastamos la mayoría del tiempo haciendo cosas que tienen un plazo que cumplir.

Como resultado, es fácil mantener la cabeza abajo y estar ocupados.

Pero si tan solo te enfocaras en el hacer, ¿cuándo tendrás tiempo para realizar trabajo para crecer?

Cuando me refiero a trabajar para crecer me refiero a hacer cosas como:

  • Tomarse el tiempo para aprender una nueva habilidad o ir mucho más profundo en una habilidad en específico.
  • Explorar nuevas ideas, herramientas o marcos de trabajo.
  • Leer libros que desafíen nuestra forma de pensar.

Sabemos que aprender es importante. Esto nos ayudará a crecer personalmente. Nuevo conocimiento nos ayuda a resolver problemas y aumenta nuestra productividad.

A pesar de un flujo de razones, batallamos para hacerlo.

El tiempo es tratado como el chivo expiatorio.

Hablemos del porque es el chivo expiatorio, que más se encuentra en nuestro camino, y cómo nos beneficiaríamos si invirtiéramos en aprender consistentemente.

El motivo por el cual el tiempo es visto como un lujo

La gente quiere contratar personas que están listas para arrancar y asumen que resolverán las cosas mientras las hagan. Reclutadores y gerentes de contratación amontonan las habilidades que buscan, lo cual resulta en descripciones de trabajo que parecen imposible de cumplir. Algunos candidatos potenciales terminan sintiendo que no califican y por ende no aplican para el puesto.

Existen pocos que se sienten lo suficientemente confiados para aplicar, y terminan siendo contratados.

Mientras que puedan ser rápidos estudiantes, ellos todavía necesitan guía, pero esto les quita tiempo a empleados productivos.

Es este sentimiento que resulta en casi cada departamento: mercadotecnia, ingeniería, y ventas, omitir guiar a los empleados.

Lo que la gente suele no entender es que tener un programa de recibimiento y guía puede ser la diferencia entre alguien entendiendo su rol en un par de semana en vez de meses.

A su vez, el menor tiempo que invertimos tiene una correlación directa para la moral del empleado: las nuevas contrataciones se sienten atoradas, como si no estuvieran haciendo una contribución inmediata, y pueden temer a cometer errores debido a que no entienden las decisiones que fueron hechas antes de ellos.

Pero una y otra vez, veo empresa que no invierten.

Y no solo es a las compañías a las que deberías culpar. Los empleados también tienen excusas a porque no quieren participar, lo cual básicamente se reduce en su miedo de delegar trabajo porque piensan que los nuevos no son tan eficientes o quieren mantener control y seguridad laboral.

Pero no se dan cuenta que es eso mismo que los mantiene lejos de avanzar a nuevos roles y responsabilidades. Está en una esencia de mantenerse fijos en una posición.

Guiar a nuevos empleados no tiene que ser una gran producción. Una manera simple para esto es empezar a crear un manual del empleado. Las empresas pueden hacer uno por departamento a través de un wiki o un simple documento de Google que puede ser revisado y editado.

Es importante mantener el manual al día.

Finalmente, inclusive si tu equipo no tiene nuevos reclutas, puede ser valioso entrenarse unos a otros. Esto ayuda a distribuir el conocimiento, hace más fácil que la gente pueda tomarse un descanso, y confiar en otros y apoyarse cuando hay una fecha limite a cumplir.

Me he dado cuenta que puede ser increíblemente desafiante de armar una estrategia así en algunas empresas. Algunos jefes y gerentes simplemente no lo entienden, y puede dejarte pensando que necesitas pedir permiso para avanzar.

EL motivo por el cual es fácil aceptar trabajo repetitivo en vez de trabajo para crecer

Cada trabajo tiene cierta cantidad de trabajo repetitivo, pero depende de nosotros determinar si es 20% o 100%.

Nosotros conscientemente aceptamos el trabajo repetitivo, porque tenemos miedo de rechazarlo, delegarlo a alguien más, no hay nadie más para dárselo, podemos no poseer las habilidades para automatizarlo o la automatización puede requerir una inversión inicial en términos de tiempo.

Por ende la alternativa fácil es simplemente hacerlo.

Además cada elemento que tachamos de nuestra lista de cosas por hacer, nos hace sentir que somos productivos al final del día, inclusive si nosotros realmente no producimos nada. Pero con el tiempo, hacia la misma cosa día y día tras otro nos dejarnos sintiéndonos insatisfechos, y eventualmente causa que nos aburramos y nos agotemos.

Necesitamos aprender como balancear el trabajo repetitivo y el trabajo para el crecimiento, pero este último no es fácil.

Puede tomar algo de tiempo para ver el camino, y como resultado, parece ser un proceso lento. Así que se convierte confortable seguir haciendo lo que estás haciendo, aunque no sea mentalmente desafiante.

Hay ciertas formas de superar esto.

Lo primero es conseguir ayuda, especialmente cuando sepas que estas atorado. Buscar la guía de un mentor o un coach puede ser tremendamente valioso.

Lo segundo es llegar a términos con una curva de aprendizaje empinada. Es fácil mirar hacia adelante y perder nuestra motivación una vez que nos damos cuenta que tenemos más que aprender. Pero esto solo es porque no nos tomamos el tiempo para reconocer nuestros logros.

Ser consciente es el primer paso, así que empieza por auditar tu productividad personal

La mayoría de nosotros no estamos conscientes de como pasamos nuestros días.

Así que como los negocios son auditados, talvez sea tiempo que audites tu día a día.

Si buscas auditarte, es mejor hacerlo para actividades futuras en vez de las pasadas.

La razón por la que recomiendo enfocarse en el futuro es porque tendemos a sobreestimar o subestimar cuanto tiempo hemos gastado en el pasado. Cuando nos enfocamos en grabar actividades futuras, tendremos una imagen más precisa de como gastamos nuestro tiempo.

Te recomiendo hacer la auditoría por al menos dos semanas.

Una vez que lo hayas hecho, recopila el tiempo que destinas en tareas, y considera idear una lista de las cosas que NO tienes que hacer. De ahí considera una área en la que te gustaría crecer.

Ahora quiero saber, ¿cómo has sido capaz de sobreponerte a este problema? Házmelo saber dejando un comentario.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook.

Crédito por la imagen: University of Kent

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s