Cómo los Nómadas Digitales Fueron de ser un Nicho a ser la Norma en la Industria

Cuando GitHub fue lanzada en 2008 como un repositorio digital de código para programadores, su puñado de empleados se comunicaba a través de mensajero instantáneo. No había oficina. “El chat era nuestra oficina,” dijo en 2013 su fundador Tom Preston-Werner.

En el principio, el equipo de empleados remotos de GitHub era parte de una estrategia de reducción de costos. Con el tiempo, sin embargo, Preston-Werner empezó a visualizar dichos equipos como una ventaja táctica. Contratar de donde sea permitió a GitHub reclutar más allá del congregado talento en Silicon Valley – un diverso grupo que, naturalmente, poseían una escala global. “Nos forzó hacia esta mentalidad distribuida,” él dijo en una entrevista.

Tres años después, GitHub es considerada como líder en el espacio de trabajo distribuido. Aunque las oficinas centrales de GitHub están en San Francisco, los 600 empleados de la empresa están dispersos: 44% están en la zona de la bahía, 35% esparcidos alrededor de Estados Unidos, y un 20% están localizados internacionalmente. Al permitir que sus ingenieros y empleados tengan la flexibilidad de trabajar alrededor de los Estados Unidos y el mundo, GitHub se ha convertido en un precursor a un movimiento.

Como la economía americana se está volviendo globalizada, se espera que las startups tecnológicas y las grandes compañías contraten gente de otros países de manera más frecuente. Existe un grupo de empresas tecnológicas con fuerza laboral distribuida, como WordPress, Basecamp, y Genuitec, además de GitHub. Esta es una tendencia que, de acuerdo a los expertos, seguirá creciendo en los años próximos – especialmente mientras la tecnología continúe ofreciendo más recursos para que los empleados puedan comunicarse fácilmente con las oficinas centrales.

Es una predicción audaz, pero pistas en abundancia: los inversionistas están apretando sus carteras y las startups están empezando a sentir el golpe. Muchos esperan que la situación empeore. Así que para construir un negocio, los fundadores de startups están recurriendo a su creatividad. ¿Recortar tus gastos generales – y obteniendo más talento por tu dinero – al dejarle a tu gente trabajar desde donde sea? Eso es una movida inteligente.

Esto no siempre fue así. Solo hace unos años, muchos líderes de negocio desaprobaban los trabajadores remotos. Toma por ejemplo a Marissa Mayer, quien en 2013 criticó y levantó un baneo contra sus empleados para que no trabajar desde casa.

Pero ahora todo ha cambiado. Muchas empresas han adoptado esta estructura, y ha brindado beneficios. Uno de ellos es la diversidad de perspectivas, ya que al tener gente de varias locaciones y nacionalidades, los equipos y la empresa misma tienden a cambiar hacia lo positivo. Construyendo o diseñando mejores productos.

Eso sí, estructurar tu negocio de tal manera no es tan fácil. Muchos gerentes citan una gran variedad de desafíos, incluyendo problemas de comunicación, empleados aislados, e ineficiencias.

Para GitHub, esto significa depender del chat en línea y el correo electrónico para asegurarse que sus empleados fuera de sus oficinas centrales se sientan conectados al equipo. También significa construir su propio software para asegurar el acceso fácil a la información.

Si la tecnología es implementada de manera pobre desde el principio – o se deja de lado – los equipos sufrirán, así como la comunicación y la productividad.

Y aun si se superan todos los desafíos anteriores y se aprovechan los beneficios de trabajar desde casa, ¿qué ocurre con la seguridad laboral cuando el trabajo remoto se vuelve algo de largo plazo? Como se ha reportado con anterioridad, existen empresas que buscan contratar lo más barato posible fuera del país, haciendo a los empleados ‘desechables’.

La esperanza recae en que las empresas que realmente son distribuidas – donde los gerentes y la hábil fuerza laboral trabajen junto a los otros trabajadores desde el confort de casas o cafeterías en el mundo – puedan asegurar crecimiento. Eso permitirá que seamos testigos de un boom tecnológico, sin barreras.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: Web Designer Depot

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s