5 “hacks” Baratos y Confiables para Construir la Cultura de tu Empresa en 2017

El mantra que describe la cultura de una empresa puede ser usado tan a menudo que puede sentirse vacía. Pero la cultura es la que inspira a los empleados a llegar al trabajo, y trabajar duro. Es lo que te diferencia de todos los competidores. Es la gasolina extra en el tanque que te ayuda a seguir adelante en los malos tiempos y a sobresalir en los buenos tiempos.

Algunos elementos de tu cultura son profundos y sagrados: los valores y la misión que subraya lo que sea que vendas o hagas. Otros representan una inversión importante: beneficios y opciones de planes, retiros de la empresa, oficinas de punta, etc.

Pero construir una cultura organizacional no siempre tiene que involucrar altos costos o compromiso. De hecho, muchas de las herramientas más poderosas en la construcción de cultura son “hacks” que puedes hacer tu mismo.

A continuación las herramientas más efectivas:

El principio de la zona segura

Siempre es bueno tener un espacio, dentro de las oficinas de la empresa, que sirva como uno en donde los empleados puedan retirarse y no sea un lugar de trabajo.

Teniendo este tipo de zona segura cambia completamente como la gente interactúa y se mezclan las líneas entre la oficina y la vida. Este es uno de los verdaderos secretos para formar una gran cultura organizacional.

Estos espacios ofrecen refugio de las presiones constantes del trabajo.

La empresa que come unida, se mantiene unida

La comida es un puente natural. Pero los comedores en la empresa, especialmente cuando se crece a cierto tamaño, pueden volverse muy caros. Sin mencionar, cuando estás atorado en una mesa puede ser un desafío mezclarse. Lo cual le quita el propósito.

Es por esto que es recomendado utilizar el espacio no solo para comer sino para actividades recreativas. Eventos especiales por así decirlo, que involucren la comida. La interacción social es la clave.

Ropa de la empresa que la gente quisiera vestir

Muchas empresas producen una enorme cantidad de camisetas, gorras, llaveros, sombreros y stickers con su nombre y logo. Luego estos objetos son impuestos a los empleados, así como a clientes y prospectos. El 90% de las veces, la ropa es fea, mal hecha, y descartada lo más rápido posible.

Al tomar un enfoque diferente puede ser un diferenciador efectivo para construir una cultura más fuerte.

Para empezar, dejar el proceso creativo a los mismo diseñadores gráficos de la empresa. La intención es crear piezas de ropa que a la gente no le de vergüenza en usar.

El poder de los coffee breaks aleatorios

Uno de los más grandes desafíos en empresas de rápido crecimiento son los silos. Paredes imaginarias alzadas entre departamentos. Antes de que te des cuenta, el equipo de ventas y el equipo de ingeniería, por ejemplo, parecen dos empresas totalmente diferentes. No interactúan socialmente y no están colaborando o intercambiando información en los proyectos.

Esta falta de coordinación inevitablemente daña al producto final y la experiencia del cliente.

Este es un gran problema y no hay forma sencilla de hacerlo. Pero un “hack” es realizar un programa de coffee breaks aleatorios. Los empleados se registran y son emparejados con un compañero de otro departamento.

Esto ayuda a que las conexiones se hagan y faciliten la interacción en el trabajo.

Fiestas de la compañía

Las fiestas no solo son caprichos de la gerencia, también son una forma para fortalecer los lazos entre los miembros del equipo. Pero pueden ser demasiado costosas cuando el número de empleados es grande. Inclusive rentar un espacio en un restaurante puede salirse mucho del presupuesto si no se tiene cuidado.

Como resultado, las empresas se limitan a hacer una o dos en el año, a pesar de los beneficios.

Un “hack” es hacer que los mismos empleados hagan las fiestas dentro de las oficinas con un presupuesto moderado; donde la creatividad de los departamentos salga a flote.

Ninguno de los “hacks” anteriores son especialmente profundos o complicados. Y ninguno de ellos significará mucho a menos que la empresa ya tuviera una fuerte base ya establecida: una misión, un compromiso para los empleados, un ambiente de trabajo saludable. Pero, la cultura organizacional es la suma total de las cosas pequeñas. Es lo que hace a alguien sentirse emocionado por ir al trabajo al inicio de la semana. Crear esta atmosfera no requiere un gran presupuesto, pero si requiere atención genuina e interés de la gerencia. Las grandes culturas pueden nacer orgánicamente, pero para crecer y prosperar necesitan apoyo.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: utel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s