¿Cuánto Tiempo Tomará para que mi Startup sea Exitosa?

Una pregunta que se hacen muchos. La respuesta corta es que toman al menos 4 años para que se convierta en un verdadero negocio, y tal vez tomaría entre 7 a 10 años hacerla realmente el éxito que te visualizaste al iniciar

Al poder estar y contemplar el camino de muchos fundadores y haber realizado mis propias aventuras con empresas propias, he notado un patrón consistente en la forma en que estos años formativos se desarrollan.

Año uno – todo es una victoria

El momento en que inicias tu empresa tienes docenas de fáciles y obvias victorias que celebrar:

  • Registro legal – ¡genial!
  • Lanzaste el sitio web – ¡increíble!
  • Tuviste algo de prensa sobre tu lanzamiento – ¡Dios mío!

El primer año está lleno de emociones, pero generalmente hablando, están comúnmente cargado de pequeñas victorias que se sienten como verdadero progreso. Lo que típicamente no incluye es mucho flujo de ingreso para pagar las cosas.

Asume que nada en el Año uno te dice algo definitivo. Solo te dice que estás iniciando con el pie derecho.

Año dos – ¿dónde está el dinero?

Unas cuantas cosas ocurren en el segundo año que hacen al primero volverse como especie de resaca.

Primero, cualquier ahorro que hayas destinado al lanzamiento se ha acabado. Esa tarjeta de crédito que pensabas nunca usarías está en el límite. Ese mes en el que pensabas que todo iba a cambiar – bueno, solo fue en ese mes.

Te estás dando cuenta que iniciar una empresa no es lo mismo que validar una. Obtener clientes para registrarse no significa que tienes clientes a largo plazo – o clientes que paguen. Solo significa que alguien estaba por ahí y decidió comprar.

El segundo año es cuando empiezas a preocuparte sobre si tomaste la decisión correcta.

Empiezas a entrar en verdadera deuda. Empieza a cuestionarte a ti mismo. Esta es la parte que la gente se refiere cuando dicen que “empezar una empresa es difícil.”

Lo único que puedes hacer en el segundo año es quitar tu ansiedad hacia lograr los hitos del proyecto y crecer día al día.

Año tres – Validación

Para el tercer año, la emoción que sentías antes empieza a transformarse en ansiedad acerca de si o no has hecho la decisión profesional correcta.

Pasas mucho tiempo cuestionándote.

Lo que pasa en este año es que has tenido varios años para validar tu idea. Como respondes a esta validación es la clave:

  1. Es casi imposible haber tenido un éxito fugaz para este momento. Si estás todavía batallando para estar en balance es donde debes de estar.
  2. La parte donde construyes un verdadero negocio que es saludable y rentable es probablemente unos años en el futuro. O tal vez nunca. Pero es muy probable que todavía no, y eso es difícil de digerir.
  3. Aquí es donde te preguntas si puedes seguir con el ritmo por 2 o 3 años más. En este punto sabes exactamente en lo que te has metido. Sabes del compromiso. Si no se siente como algo que vale la pena ser perseguido, es mejor darse por vencido.
  4. Nadie sabe si lo que estás haciendo será un éxito en el futuro, así que no coloques mucho énfasis en lo que los demás te están diciendo.

Ya no se trata de dirigir una startup, se trata de prepararte para dirigir un negocio en su etapa de crecimiento. Tienes que asegurarte que esto es lo que realmente quieres hacer.

Año cuatro y más allá – donde la magia ocurre

Si revisas las historias detrás de la mayoría de las grandes startups, encontraras que muchas de ellas estuvieron en la oscuridad por muchos años hasta que un día empezaron a darse cuenta de lo valioso que eran sus ideas.

No te dejes engañar por las historias milagrosas de éxito de la noche a la mañana. Estas no son la norma ni la guía.

La mayoría de las empresas que no encuentran un piso estable hasta el cuarto año o más es porque toma mucho tiempo para que cada aspecto del negocio ha sido refinado – adquisición de clientes, desarrollo de producto, manejo de marca, equipo de administración, unidades económicas – y la lista sigue. Todas estas cosas toma muchas iteraciones para entenderlo bien, y eso toma tiempo.

Ouch, eso suena difícil

Lo es.

Construir una startup no es un ejercicio o prueba – es un maratón emocional que tiende a desenvolverse en hitos de negocio.

Mientras que seguramente tendrás que tener la visión y la capacidad para tomar decisiones para ser capaz de crear una gran empresa, realmente todo se resume en la fortaleza emocional para ver más allá. Solo recuerda que toma algo de tiempo. No hay atajos y eso está bien.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: Agora Paris-Saclay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s