Dependan Menos Unos de Otros.

¿Te la pasas mucho tiempo esperando en el trabajo? No esperar porque no haya nada que hacer, ¿pero esperar por alguien más que tiene que hacer algo primero para que puedas hacer lo que te corresponde?

Si es así, probablemente te encuentres en una empresa loca.

Las empresas locas están llenas de dependencias. Las empresas calmadas están llenas de independencias.

Las dependencias son equipos enredados, grupos, o individuos que no se pueden mover independientemente de otros. Normalmente están esperando por los demás – que cierta persona haga algo para que la otra persona hago lo otro. Que este equipo tenga que terminar esta parte para que otro equipo empiece la suya.

Si estás construyendo aviones o trabajando en una línea de ensamblaje, está bien. Eso es probablemente un requerimiento. Pero la mayoría de las empresas hoy en día no, aun así todavía trabajan como si lo fueran. Una pieza a la vez, contra muchas piezas a la vez, en paralelo.

Te dejo un ejemplo: Imagina que estuvieras en una empresa que hace apps para iOS y Android, y el equipo de iOS no puede lanzar una nueva característica hasta que el equipo de Android haya terminado su versión, eso es de locos. Eso es crear dependencias artificiales que previenen que equipos separados trabajando en diferentes cosas se puedan mover a su ritmo. Cuando bloqueas a dos equipos juntos, tú ralentizas a todo el equipo y creas un nido de frustraciones.

Podrías decir que las apps de iOS y Android deberían ser iguales. Diferentes plataformas pero productos idénticos, ¿verdad? ¿Pero por qué? Esa es una regla artificial. Si uno se lanza una o dos semanas antes que el otro, ¿a quién le importa? Todo saldrá bien. De hecho, probablemente será mejor. Cada plataforma puede evolucionar a su propio ritmo – sin esperar a la otra. Ninguna detrás de la otra – cada uno independiente.

Eso es un ejemplo. Pero cada equipo o departamento en una empresa debería de tener el poder de hacer lo que necesita sin requerir el permiso de otro equipo o departamento. Algunos podría consultar a otros, pero este apoyo no necesita esperar por la gestión.

Así que ponle un ojo a las dependencias en tu negocio. Trata de romperlas. Si una parte no puede moverse sin otra, descubre el porqué. No ates más nudos, córtalos. Puede sonar contra intuitivo, pero mientras menos ataduras haya mejor.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: Danny Cassidy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s