Emprendedores como Disidentes

Los países que ponen a sus artistas y protestantes tras las rejas nunca triunfaran en construir una exitosa cultura de emprendimiento. Serán relegados a crear mejores trampas para ratones o clonar los modelos de negocio de otros países.

Emprendedores como disidentes

Cuando Steve Jobs regreso a Apple, dirigió los anuncios Think Different, una brillante campaña de mercadotecnia para hacer que los clientes principales de Apple siguieran creyendo que Apple seguía peleando por la marca.

Pero en retrospectiva, el anuncio capturaba algo más poderoso.

¿Los locos? ¿Los inadaptados? ¿Los rebeldes? ¿Los problemáticos? Celebrar aquellas personas como héroes requiere de un país y una cultura que tolera y fomenta la disidencia.

Porque sin disidencia no hay creatividad.

Países que ahorcan la disidencia mientras intentan motivar el emprendimiento terminarán con una desventaja competitiva.

Empujando los límites

La mayoría de las startups solucionan problemas en mercados existentes – haciendo algo mejor que lo que ha existido. Algunas startups escogen re-segmentar un mercado – encontrando un nicho desatendido en un mercado existente o proveer una solución suficientemente buena a bajo costo. Todos estos son buenos negocios, y no hay nada de malo en fundar uno de estos.

Pero un pequeño segmento de fundadores son verdaderos artistas – ellos ven algo nadie más ve. Estos emprendedores son aquellos que cambian “lo que es” a “lo que puede ser”. Estos fundadores crean nuevas ideas y nuevos mercados al empujar los límites. Este concepto de crear algo que otros pueden ver – y el campo de distorsión de realidad necesario para contratar al equipo para construirlo – está en el corazón de lo que estos fundadores hacen.

Los fundadores que hacen una abolladura en el universo son disidentes. No tienen miedo para decirle a sus jefes que son idiotas o decirles a sus escuelas que han enseñado incorrectamente o decir a toda una industria a pensar diferente. Y lo más importante no tienen miedo de decir que su país está equivocado.

Libertad de expresión

Alrededor del mundo se ha popularizado el alce del emprendimiento como un engrane de la economía para lo que resta del siglo XX1. En muchos de estos países, el gobierno está invirtiendo sumas enormes a construir programas de emprendimiento, facultades e incluso ciudades. Pero, parece ser que muchos emprendedores prefieren irse a países desarrollados como Estados Unidos para desarrollar sus ideas. Al principio uno pensaría que la razón es simplemente económica. Sin embargo tras mayor inspección los mismos países que reprimen la disidencia tienden a tener una corrupción institucionalizada, esto significa que si la calidad de tu idea no es lo suficientemente buena para triunfar por sí sola, ahora necesitas nuevos “amigos en los lugares correctos.” Pero ahora podemos ver que todos estos son parte del mismo paquete. Es difícil enfocarse en ser creativo cuando una buena parte de tus energías creativas son utilizadas tratando de descubrir cómo trabajar dentro de un sistema que no tolera la disidencia.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: Inc.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s