Revisar tu Competencia Empieza Dentro de tu Empresa

Imagina una típica escena en los vestidores: Antes del gran juego, el equipo revisa meticulosamente un video del oponente, tratando de descubrir las debilidades y fortalezas del equipo contrario. Las empresas analizan a su competencia, también, pero esta rara vez vuelve ese ojo analítico hacia sí mismas. Eso es un error.

¿Por qué? Pues, francamente, porque la debilidad de tu empresa puede hacer más daño que tus competidores, y tus fortalezas son recordatorios de que tienes la capacidad de mejorar en otras áreas.

Piénsalo de esta manera: ¿Cómo puedes comparar tu organización con otra si tú no tienes idea del valor que traes a la mesa o donde te encuentras? Es tiempo para auditoría interna.

Evaluando tu empresa en 3 pasos

Paso 1: Realizar una evaluación interna exhaustiva

Realizar una evaluación honesta de tu empresa es una lección de humildad. Es como crear un perfil para un sitio de citas: necesitas pensar acerca de tus atractivos, habilidades únicas mientras que simultáneamente aceptar que eres imperfecto.

Empieza tu auditoria interna enlistado todo lo que traes a la mesa en lo que concierne a las relaciones con tus clientes. Nada está fuera de límites, deja que todo fluya. ¿Qué haces mejor en tu campo? ¿Ofreces tasas competitivas? ¿Tu flujo de trabajo es único en tu industria? ¿Qué clase de productos y servicios estás dispuesto a ofrecer que otros no pueden? ¿Cómo beneficia tus operaciones internas a los clientes, empleados y vendedores?

En este punto, estoy seguro que te sientes bien, pero prepárate. Has examinado la mitad de la historia. Tienes que cavar más profundo y descubrir donde no brillas.

Los clientes son tu mejor recurso para una retroalimentación genuina y dura sobre tu desempeño. Una piel gruesa es esencial para entrevistarlos – a veces estos pueden decirte de problemas que tu no sabías que existían. Esto es una importante parte del proceso debido a que no puedes mejorar puntos de fricción a menos que escuches de ellos. Si es posible, habla con la gente que escoge no contratar a tu empresa. Descubre porque dijeron que no, y aprende.

El viaje no será fácil, pero te dará grandes pistas.

Paso 2: Mantén un continuo dialogo con los clientes

Después de tu auditoria interna, deberías tener un claro entendimiento de donde estás volando alto y donde estás cayendo. Pero no cometas el error de pensar que tu auditoria está terminada. De hecho, nunca se terminará porque iras queriendo agregando procesos y procedimientos para mantener mejorando tu juego.

Primero, fija el tono de tus reuniones iniciales con los clientes. Dales una encuesta, y explica tus procesos. Segundo, cuida de tus clientes. Las suposiciones no son tus amigos, así que no la hagas – solo porque no crees que recibas quejas no quiere decir que tus clientes sean felices. Termina cada reunión con las siguientes preguntas: “¿Hay algo que no hemos contestado? ¿Te sientes incómodo acerca de algo? ¿Hay algo que no entiendes? Responde a las respuestas. Luego, haz cambios.

En cada hito de proyecto, continua tus consultas para reevaluar las relaciones. Se abierto hacia la dura retroalimentación, no solo las buenas cosas. Si tus clientes se siente confundidos, tienes que saberlo a la brevedad. La desalineación y la mala comunicación entre empresas y clientes conducen al desencanto.

Dialogo constante basado en preguntas directas te da la perspectiva del cliente. De ahí, puedes tomar acción.

Paso 3: Aprende a responder rápido

Como tu autoevaluación se desenvuelve, vas a notar problemas, pequeños y grandes. Actúa rápido, especialmente en aquellos problemas que pueden escalar y llevarte a la confusión. Tu rol es mantener relaciones con los clientes saludables.

Cuando los proyectos cierran, habla acerca de la retro positiva y negativa entre tus colegas. Resaltando los pasos para mejorar. Estas buenas prácticas pueden ser usadas para rectificar malas prácticas o minimizar el impacto negativo.

Hacer alteraciones sistemáticas e impulsadas por datos en la forma en que tu negocio se desempeña y opera tendrá consecuencia a largo plazo.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: ISOTools

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s