Empieza Antes de que Estés Listo

Sé que a veces empiezo cosas y caigo sobre mi cara.

Lo que agradezco de esto es que he aprendido a empezar proyectos que no me siento listo para iniciar. Estoy agradecido que he aprendido a tomar las cosas que me dan miedo en pedazos. Estoy emocionado por el desafío de algo totalmente desconocido.

Me gusta empezar rápido y fracasar todavía más rápido para que pueda aprender de mis errores. Si pudieras estar dentro de mi negocio, sabrías que tan rápido se cambia de curso cuando no se obtienen resultados Sabrías que tan rápido las decisiones riesgosas se realizan cada día. Y sabrías que tan incómodo se siente, pero es lo que hace a mi vida y mi negocio un vehículo increíble para mi crecimiento personal.

Así que aquí lo que se:

Empieza antes de que sientas que estás suficientemente preparado. Toma el primer paso a pesar del tamaño o dificultad del proyecto. Empieza inclusive si sientes que todavía no eres lo suficientemente bueno.

Nuestras mentes no son de utilidad en lo que concierne a empezar lo que nuestros corazones saben que es nuestro camino. La mente inventará excusas, dudas y sin fin de razones por las cuales no puedes y no deberías hacer algo.

Empieza porque es la única manera. Y ahora que nuestra resistencia de hacer el trabajo de nuestra alma es nuestra señal de que estamos en el camino correcto.

Si no hay resistencia al trabajo, estás comúnmente bordeando alrededor de la periferia de tu trabajo. La resistencia es la amiga que llega cuando le damos al clavo. Evitar la morosidad y a la creación de excusas son simplemente parte del territorio.

Resistencia, morosidad y evitación han estado conmigo por años, pero ahora se están volviendo mis amigos. Ellos me señalan que esto en mi camino y que me estoy acercando a cualquiera que sea mi siguiente nivel. No son los dragones que me detendrán de llegar ahí, pero simplemente señales que me indican que estoy cerca…, y mi trabajo es continuar.

¿Así que qué estás esperando?

Empieza. Y alégrate de que puedes vivir tu mejor vida.

Es tu turno.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, conferencista y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Actualmente trabaja como mentor de negocios y capacitador de futuros emprendedores. Vive para ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter, Facebook, e Instagram. También puedes apoyar sus obras en Patreon.

Crédito por la imagen: Pst.ZinoGenesis

No Existe tal Cosa como una Mente Millonaria Promedio

En atletismo o cualquier carrera que requiera de una ventaja, he escuchado el mantra, “ve con todo o vete a casa.” Puede sonar duro, pero esta frase revela el secreto de una mente millonaria. Cuando se trata de hacer mucho dinero, no hay terreno medio o espacio para la mediocridad. En vez, tienes que ir con todo – o irte a casa y aceptar que la riqueza no es para ti.

¿Por qué no hay una mente millonaria promedio?

En general, la gente reconoce la verdad en esta frase. Después de todo, si vas a hacer algo, o lo haces lo mejor posible o mejor no lo hagas.

Aunque no tienes que necesariamente ser excelente en tus pasatiempos, para todo lo demás si aplica.

Considera, por un momento, la diferencia entre algo que haces por diversión contra algo que haces por tu vida. Cuando haces que te divierte lo haces y ya, pero ¿qué sucede con tu disciplina cuando uno se refiere a trabajo que realizas para alcanzar tu libertad financiera o vivir una mejor vida? Ser promedio en lo que te divierte está bien, pero no hay tal cosa como un millonario promedio. O eres un millonario o no lo eres.

La mente del millonario guerrero

Es aquí donde la mentalidad del guerrero lega. Para alcanzar la mentalidad millonaria, empieza a entrenarte para pensar como un guerrero. Recuerda, el guerrero siempre escoger ser un maestro. ¡Un guerrero tiene que serlo! No tiene otra opción. Para un verdadero guerrero, la maestría puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

La maestría no es una habilidad es un tema de disciplina, deseo, y compromiso de tomar tu vida al siguiente nivel. La mayoría de la gente no está viviendo ni siquiera cerca de su potencial porque están jugando en las ligas menores. En contraste, los de las ligas mayores, sin importar empleo o industria, están haciendo dinero porque no tienen miedo de ellos mismos. Adicionalmente, no tienen miedo al trabajo, la responsabilidad, o hacer los cambios necesarios. Ellos creen que deben jugar a lo grande para poder ganar.

¿Toma más trabajo jugar en las mayores que en las menores? No necesariamente. Toma más practica eso sí, pero a veces todo lo que toma son pequeños ajustes en tu forma de pensar y en cómo aplicas tus habilidades para hacer grandes cambios.

Cambia tu pensamiento

Si quieres dominar cualquier cosa, tendrás que hacer al menos algo diferente. Tus estándares deben cambiar. En vez de pensar, “esto está bien”, necesitas decir, “puedo hacerlo mucho mejor.” Luego, encuentra más razones para mantenerte mejorándote y crecer tu maestría.

¿Puedes ser un maestro en todo? No, ni nadie debe serlo. En vez, necesitas priorizar. Escoge y enfócate en las cosas que realmente quieres para ti. Lo que sea que escojas, promete si lo dominaras o mejor no. Recuerda, si no estás dispuesto a ver tu potencial y reservártelo, no dominarás mucho.

Siempre obtendrás por lo que estás dispuesto a conformarte. De hecho, la parte más difícil no es volverte un maestro. Es decidir que serás uno en primer lugar – y no retroceder desde ese momento.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: Gerson Gil

5 Consejos para Incrementar la Moral de los Empleados en el Trabajo

Una moral positiva de parte de los empleados en la oficina es el ingrediente clave para una empresa exitosa. Si la moral es baja, los empleados se sentirán menos productivos en su trabajo. Las startups son conocidas por ser grandes lugares para trabajar y criando una cultura organizacional positiva.

¿Cómo lo hacen? Descúbrelo a continuación:

Consejo #1 – Obtén retroalimentación y úsala

Las empresas son construidas desde una retroalimentación honesta. Escucha lo que tus empleados quieren, y dale seguimiento. Motiva un ambiente abierto y honesto para descubrir lo que los empleados quieren del trabajo.

Muchas empresas ofrecen beneficios adicionales a sus empleados como seguro, snacks, opciones de acciones, membresías de gimnasio o un código de vestimenta muy flexible. Estos son métodos de bajo costo que cualquier oficina puede hacer para incrementar la moral de los empleados. Con esto también serán más fieles a la empresa ya que creen que la empresa se preocupa e invierte en ellos.

Consejo #2 – Da el crédito cuando sea necesario

El reconocimiento y refuerzos positivos pueden hacer mucho. Alabar y recompensar a tus empleados por su arduo trabajo los motivará para que continúen dando lo mejor.

Las recompensas no tienen por qué romper tu cartera. Una ligera fiesta, un reconocimiento escrito, o tiempo libre harán que los empleados se sientan valorados.

Otro componente importante para promover la moral positiva es la posibilidad de avanzar profesionalmente.

Si oportunidades para crecimiento profesional no están disponibles en la oficina, los empleados se sentirán menos motivados para seguir desempeñándose al tope y eventualmente buscaran otro trabajo.

Consejo #3 – Mantente comprometido

Incrementa la moral de los empleados al crear una comunidad positiva entre colaboradores. Oportunidades de voluntariados los fines de semana, reunirse después del trabajo, y juegos en equipos son formas para mejorar la cultura en la oficina.

Después de todo, a todos nos gusta un poco de diversión en la oficina. Actividades de acercamiento mantendrá el espacio de trabajo interesante.

Las oficinas pueden proveer oportunidad para socializar. Desapegarte del trabajo realmente rejuvenece la mente e incrementa la productividad.

Consejo #4 – Sé transparente

Si un empleado no cree que las promociones o castigos fueron entregadas debidamente, la tensión y la desmotivación surgirán. Como el empleador, es importante explicar tu toma de decisiones, y recordar a tus empleados de ver la imagen más grande.

Ten presente que una pequeña explicación puede hacer la diferencia, ya que las personas son generalmente razonables si entienden tu punto de vista.

Si tienes que dar una reprimenda a un empleado por hacer algo incorrectamente, recuérdales sus acciones tienen implicaciones para la empresa.

Mantén una disciplina constante, para que la moral no esté comprometida por diferentes decisiones hechas dentro del liderazgo de la empresa.

Consejo #5 – Contrata estratégicamente

Es importante contratar gente que encaje bien con el ambiente de tu oficina. Ten un proceso de entrevista que requiera al entrevistado hablar con muchos de los empleados actuales para obtener una imagen total de su personalidad.

Esto es importante debido a que si un empleado se identifica con los valores de la empresa y encuentra propósito en su trabajo, son más propensos a estar más motivados y productivos.

Una empresa es solo tan fuerte como la gente detrás de ella y eso empieza desde el reclutamiento.

La moral de los empleados dicta la cultura organizacional

Esto provee una solución ganar-ganar para tu empresa y tus empleados.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: ExpertBeacon

Cómo Parar tus Malos Hábitos

El condicionamiento es un tema difícil, ¿verdad? Sabemos que podemos ser mejores y hacerlo mejor. Tenemos mucho más que ofrecer, no solo a nosotros sino a todos. Pero tenemos estos malos hábitos que se meten en nuestro camino.

Hay malos hábitos obvios:

  • Vicios y dietas que son malas para tu salud
  • No dormir lo suficiente
  • Dormir demasiado
  • Falta de ejercicio

Luego hay otros malos hábitos que pueden ser maliciosos, como no honrar tu palabra.

Puede haber muchos más.

Desarrollando buenos y malos hábitos con el tiempo

Como lo menciono, en el momento en que nacemos somos una persona espiritual que acepta el condicionamiento de una personalidad. Nuestra mente es un espacio vació. Es un cerebro que se asemeja a un gabinete de archivos esperando a ser llenado. Si no lo fuera, no tuviéramos un cerebro adaptado a aprender.

Muchas cosas que aprendemos no se resumen en bueno o malo. Es la forma en la que aprendemos. O son útiles o no dependiendo de lo que queramos hacer.

Como robots. Si el robot no honra su palabra, ¿qué podemos hacer? Necesitamos reprogramarlo. Pero, ¿cómo?

Primero que nada, el robot es muy bueno en entender el proceso; pero el problema es lo drástico del cambio de la programación. Puedes cuestionarlo y pedirle un cambio radical y probablemente te diga “sí. Pero al día siguiente hará lo que está programado hacer.

Lo que hay que hacer es hacer un cambio ligero.

Como este robot, a las personas les gusta las cosas fáciles. En vez de pedirle a la gente desecha un mal hábito de golpe, es reducirlo a una vez por el momento.

Luego tras lograrlo, ir repitiendo y repitiendo el proceso poco a poco; termina siendo una cuestión de memoria.

Cómo cambiar malos hábitos uno a la vez

Debes reemplazar un hábito con otro. Tienes que tomar una cosa a la vez. Luego aprendes algo nuevo y luego otra cosa.

Convierte esta transformación en una meta de largo plazo. Un paso a la vez, un día a la vez.

Ahora, ¿qué pasa si no cumples con este nuevo habito? Tomas un respiro profundo y te dices a ti mismo: “gracias por intentarlo, no completaste lo que dijiste que ibas a hacer, ¿estoy dispuesto a intentarlo mañana?”

Está bien. Es un hábito. Te tomarás un tiempo en descubrir como detener los malos hábitos. No te culpes demasiado. Es difícil.

Pero usa tu creatividad, para descubrir nuevos regalos o caminos, nuevas formas de ser. Responsabilidad es lo que buscamos.

Encárgate de tu transformación una a la vez, un paso a la vez, y observa qué tan fácil puede ser cambiar los malos hábitos.

Desafíate a usar este simple proceso con un hábito difícil que has querido cambiar. Hazme saber lo que has aprendido y compártelo.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: Loyal Determined

Trabajar en Múltiples Startups: Receta para el Fracaso

He de admitirlo, yo fui víctima de la trampa del emprendimiento de tratar de trabajar en diversos proyectos para startups al mismo tiempo. Entre 2013 – 2015 me había involucrado en 4 proyectos. Creía que era una medalla de honor, que podía manejar tantas prioridades al mismo tiempo.

Aprendí con el tiempo, que es solo una horrible estrategia que funciona para prácticamente nadie,

Es costumbre, al escuchar experiencias de emprendedores que aspiran al éxito, notar que muchos emprendedores se preguntan cuál es la mejor idea a elegir entre la gran cantidad de ideas que ellos mismos tienen.

La idea en cuestión va así:

“Si reparto mi riesgo entre varias startups, esperaré a ver cuál pega, y entonces me enfocaré en esa hasta que se vuelva un éxito. Funciono para otros. Debería funcionar para mí,”

La implicación no es que estés optimizando para el éxito tanto como estás tratando de protegerte contra el fracaso.

Las startups no funcionan como cobertura frente al fracaso

La razón por la cual el método “cobertura contra el fracaso” no funciona es debido a que en vez de encontrar una buena apuesta, estás disminuyendo las oportunidades de que tus apuestas funcionen.

Eso es porque el éxito con una startup no es lo mismo que recibir un puñado de cartas que pueden ser inservibles o un blackjack. A diferencia de juego de las apuestas, el éxito de una startup está infinitamente atado a la cantidad de esfuerzo y enfoque que como emprendedor ponemos hacia su éxito.

Disponer de medio esfuerzo en una startup y la otra mitad en otra es similar a decir “Quisiera garantizar ambas de estas fracasarán al quitar la única cosa que puedo hacer para que sean un éxito – mi enfoque y energía.”

El costo de crear algo de la nada

Para entender porque reducir tu enfoque en cualquier cosa es tal problema, primero debes apreciar porqué crear una startup es diferente a cualquier otro uso de tu tiempo, incluyendo tu trabajo actual.

La propia naturaleza de una startup es que estás creando algo de nada. La cantidad de esfuerzo para crear es exponencialmente superior a la cantidad de esfuerzo para administrar. Trabajar en un empleo corporativo tiene sus propios desafíos, pero no estás inventando tu trabajo en la marcha.

Una clara analogía sería la siguiente: crear una startup es como construir una casa de un montón de árboles sin planos y una sierra de mano. Estás inventando el resultado desde cero y trabajando furiosamente para no solo ver si funciona, pero proveer del refugio que necesitas.

Relativamente, trabajar en un empleo regular es como remodelar los interiores de una casa ya existente – toda la estructura está ahí, solo la estás mejorando con sus debidos desafíos. Pero al final del día, estás haciéndolo adentro de una casa que alguien ya construyó.

En este contexto imagínate diciendo “Voy a animarme y construir dos casas al mismo tiempo y ver cual sale mejor.” Mientras haces esto incrementas las posibilidades de que nunca acabes con ninguna de las dos y tú estarás pasando frio sin hogar.

Eso no suena tan genial.

El éxito requiere energía

Las startups no triunfan por capricho del azar. Leerás historias en las cuales una empresa “trato una estrategia” y boom lo lograron.

Ningún fundador te dirá que construyeron una empresa con la mitad de sus esfuerzos. Tal vez tuvieron que trabajar en algo más para pagar los gastos pero nunca te dirán que ocurrió de manera mágica mientras repartía sus apuestas.

Asume que por cada startup exitosa hay 1000 que fracasaron. Y entre esos 1000 fracasos tienes a docenas de equipos que pusieron todo su corazón y alma en la empresa y simplemente no funcionó.

La parte difícil es tomar una decisión difícil

Decidir si quieres trabajar en esa app móvil que podría convertirse en la siguiente Instagram o ese negocio de servicios que podría darte una mayor remuneración económica que tu trabajo es una decisión difícil – Lo entiendo.

Pero el hecho es que tienes que tomar una decisión si quieres triunfar. Cubriendo tu apuesta a través de múltiples startups es planear que ninguna tendrá éxito.

Espero escojas una sola cosa y la hagas despegar.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: SiOWfa16