7 Secretos para una Estrategia Ganadora de Content Marketing

¿Alguna vez has tomado un quiz sobre qué personaje serías? ¿O le has dado clic a un artículo de Buzzfeed patrocinado por X marca?

Si es así, has estado en la parte de recepción de una de las tendencias más formativas de la mercadotecnia del siglo XXI: marketing de contenido.

El marketing de contenido no es precisamente nuevo – ha estado barriendo el terreno de la mercadotecnia por una década o más. “El contenido es rey”, eso exclaman los expertos – y por una buena razón. De publicaciones de blogs e infografía hasta canales de Youtube y podcasts, las marcas hoy están acercándose a una expansible caja de herramientas repleta de tácticas y técnicas para transmitir su mensaje.

Pero, ¿qué hay detrás del plan detrás de la sustancia? ¿Qué es lo que hace que estas piezas de contenido sobresalgan? ¿Qué hace una buena estrategia de marketing de contenido? ¿Y cómo sabes si este tipo de mercadotecnia es la ideal para ti y tu empresa?

¿Qué es el marketing de contenido?

Antes de que nos sumerjamos en aguas más profundas, dejemos esto en claro: ¿de qué exactamente estamos hablando cuando nos referimos al marketing de contenidos?

Hay muchas definiciones flotando por ahí, pero mi favorita proviene del Instituto de Marketing de Contenido:

“El marketing de contenidos es un enfoque estratégico de la mercadotecnia enfocada en crear y distribuir contenido valioso, relevante y consistente para atraer y retener una audiencia claramente definida – y, ultimadamente, impulsar acciones rentables de los clientes.”

Hay ciertos elementos a resaltar de esta definición:

Estratégico

El marketing de contenidos no se trata de lanzar contenido por todos lados. Es una iniciativa estratégica, ejecutada a través del tiempo, con una meta de negocio específica.

Valioso y relevante

El buen marketing de contenido no solo se sirve a este mismo: sirve a su audiencia. En un ambiente mediático donde las audiencias tienen un internet repleto de contenido de donde escoger y la siguientes distracción está a un clic de distancia, tu contenido necesita trabajar duro por cada segundo de interacción que obtiene.

Consistente

Una publicación en un blog o un newsletter por correo por si mismos solo son una publicación o un correo. Una serie de publicaciones o varios correos que se entregan de manera consistente con contenido valioso – eso si es una estrategia de marketing de contenidos.

Impulsar acción rentable del cliente

Las formas en las que el marketing de contenidos puede impulsar la rentabilidad están más matizadas que otras tácticas de marketing, y puede tomar un tiempo para que los beneficios se manifiesten. Pero al final del día, el marketing de contenidos que no impulse tus metas de negocios no es marketing de contenidos – solo es contenido.

7 secretos para un marketing de contenidos exitoso

  1. Un marketing de contenidos exitoso toma intención

Tan en tendencia que el marketing de contenidos se ha posicionado en los últimos años, es entendible que las startups están sintiendo la presión de anexar esta táctica a su estrategia global de mercadotecnia. Pero hacer este tipo de mercadotecnia por el hecho de que todos la están haciendo es el primer gran error.

Como casi todo lo demás sobre construir un negocio, la pregunta no es si es el marketing de contenidos es correcto – es si el marketing de contenido es correcto para tu empresa. Así que el primer paso para formular una planeación de marketing de contenidos exitosa es tener claro por qué quieres intentar dicho enfoque en primer lugar.

Tener una estrategia de marketing de contenidos empieza con entender por qué estás creando contenido para que puedas usarlo para alcanzar tus metas, de otra manera, solo eres una empresa que produce contenido solo por hacerlo. Sin estrategia, puedes producir mucho contenido pero no produciendo el tipo correcto de contenido para las personas correctas.

  1. Un marketing de contenidos exitosos se enfoca en el cliente

Esta idea, de crear el tipo correcto de contenido para la gente correcta, nos trae al siguiente punto. Como es importante asegurarte que sabes el por qué estás creando tu contenido, también es importante saber por qué tus clientes leen, ven, o escuchan ese contenido.

Encontrar ese punto donde tus metas de negocio y las necesidades de tus clientes se intersectan es lo que hace al marketing de contenidos un arte como una ciencia. Si lo logras bien, podrás producir contenido genial, creativo y valioso que capture la imaginación de tu audiencia – y al mismo tiempo fortalecer su relación con tu marca y empujarlos hacia mayor interacción con tus productos.

Una señal de que el marketing de contenido pueda ser una estrategia efectiva es si tu negocio está dentro de un área de alto conocimiento. En áreas como finanzas, fitness, moda, los usuarios están buscando información y consejo. Si puedes posicionar tu marca como una fuente de información en un tema al que los usuarios puedan recurrir, fortaleces el caso del por qué debería confiar en tu producto todavía más.

Pero solo porque tu negocio no es impulsado por conocimiento esto no significa que el marketing de contenidos no funcione para tu empresa. La gente recurre a internet por cada clase de razones: para estar informados, para ser entretenidos, inspirados. La cosa más importante es saber que está motivando a tu audiencia en particular – y producir contenido que hable a aquellas motivaciones.

  1. El marketing de contenidos exitoso es eterno

Un aspecto de las estrategias de marketing de contenido que tiende a pasar desapercibido es la vida de tu contenido. Hay algo que las mejores estrategias en marketing de contenidos tienen: no perece.

Con esto quiero decir que es contenido que tiene valor de repetición para tu marca. No importa cuando o donde lo publiques, esta clase de contenido tiene valor para alguien.

Puede que inviertas más tiempo y recursos en juntar un pedazo de contenido no perecedero. Estos tienden a llevar una investigación profunda, más involucrada – pero la inversión lo vale. A través de su lapso de vida, este tipo de contenido puede ser usado para convertir a miles o a cientos de miles de prospectos.

  1. Un marketing de contenidos exitoso es consistente

Como con el marketing en redes sociales, una de las más grandes preguntas para aquellos que son nuevos en esto es: ¿qué tan seguido debo de publicar? La gente pregunta esperando una concreta y fácil respuesta. Pero la verdad es que no hay una regla para esto.

Depende de tu marca. Pero más importante que la frecuencia es la consistencia. El más grande error que la gente comete es empezar fuerte y luego poco a poco disminuir su interacción. Tienes que encontrar un ritmo que tú y tu equipo puedan mantener y sacar contenido consistentemente. De esta manera, tu audiencia sabrá cuando esperar algo de ti.

  1. Un marketing de contenidos exitoso requiere de promoción

Si un árbol cae en un bosque, ¿hace ruido? No, y tampoco lo hace tu contenido si lo publicas en tu blog y lo dejas ahí deambulando en la oscuridad.

Promover tu contenido es clave, y no promoverlo es probablemente el mayor error que la gente hace. Tú creas algo y luego esperas a que el mundo responda pero nadie lo nota.

¿Qué tanto deberías promocionarlo? Hay una vieja regla que dice que por cada hora que has pasado en crear contenido, deberías utilizar tres horas promocionándolo. En mi opinión debes de promocionarlo las veces que puedas.

¿El cómo? Un buen lugar para empezar es con publicidad en redes sociales. Un tuit o publicación de Facebook promocionado es una gran forma de iniciar tu expansión. Juntarse con ‘influencers’ en tu industria que estén dispuestos a compartir tu contenido con su audiencia también es un buen camino. Y por último, no menosprecies la importancia de volverse creativo con donde publiques.

Crear una estrategia de marketing de contenido no significa necesariamente publicar solo en tu blog. De todas las plataformas sociales a plataformas editoriales, hay una enorme cantidad de medios en donde presentarse. Muchos de estos tienen audiencias ya captivas que caen en el grupo de tus clientes que buscas captar.

  1. Un marketing de contenidos exitoso es una inversión

Fracasar en promover contenido es uno de los pasos en falso que las empresas hacen. Otro error común es renunciar a su estrategia antes de que dé frutos.

El marketing de contenidos toma tiempo. Algunas marcas se espantan cuando no ven regreso de inversión concreto después de unas semanas y se retiran. La realidad es que la marketing de contenido puede tomar mucho más tiempo. Pero paga con grandes intereses.

Debes de dar espacio para respirar a tu contenido, y con esto me refiero a dejar de tratar de medirlo siempre.

  1. Un marketing de contenidos exitoso es medible

Pero no te preocupes, las métricas son necesarias, se debe de rastrear.

A corto plazo, se deben observar métricas como interacción en los contenidos. ¿Qué acciones están tomando los usuarios después de leer o ver? ¿Hay algún incremento en tráfico? ¿Se observan personas contactándose contigo? Puede ser pequeños números al principio, pero ver alguna indicación de que tú contenido esta resonando con tu audiencia es clave. Desde ahí puedes saber qué contenido está funcionando. Luego, puedes enfocarte en promocionar este contenido más y crear más contenido similar.

El buen marketing de contenidos paga

Este tema es uno grande. Se puede designar una lectura diez veces más larga que esta publicación para entender el marketing de contenidos. Pero por ahora una conclusión sería:

El marketing de contenidos es difícil. Toma paciencia, planeación, y un montón de persistencia. Pero sigue con esto. Encuentra el lugar donde tus metas se entrelazan con las necesidades de tu audiencia. Comprométete a publicar contenido de valor que quieras que tu audiencia vea. Tu trabajo duro dará frutos.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, conferencista y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Actualmente trabaja como mentor de negocios y capacitador de futuros emprendedores. Vive para ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter, Facebook, e Instagram. También puedes apoyar sus obras en Patreon.

Crédito por la imagen: Nirmal Web Studio

¿Por qué el ‘Target Marketing’ es tan importante?

Si quieres empezar con ‘target marketing’, tienes que considerar ciertas características acerca de tu cliente ideal. Por ejemplo, edad, sexo, etnia, geografía, educación, estado marital, niños, sin niños, ingreso – estos son datos demográficos clave que en el ‘target marketing’.

Sin embargo, también existen rasgos psicológicos a considerar. ¿Cuáles son los gustos o disgustos de tu mercado? ¿Cuáles son sus preferencias? Tienes que ser capaz de responder todas las preguntas.

Una vez que sepas con quien hablas, tienes que decidir en tu mensaje. ¿Qué es lo que quieres decirles? Para averiguar esto, debes contestar las dos preguntas claves que siempre están preguntándose:

  1. ¿Por qué debería comprar esto?
  2. ¿Por qué debería comprar esto de ti?

El mensaje de quien eres, que haces, y por qué aquellos en el mercado deberían comprarte a ti sobre todos los demás debe ser directo, definitivo, y claro para que pueda adentrarse en la mente del cliente. ¡Aquí es donde tienes que sobresalir!

Una de las mejoras formas para sobresalir es tener un nicho. Puedes descubrir tu nicho al considerar tu proposición única de venta. Uno de los más grandes errores entre una persona quien apenas y sabe de mercadotecnia y un experto es que el experto trabaja con una sola proposición. Mientras que puedes trabajar con diez características y beneficios diferentes, vas a querer ser capaz de resumir tu especialidad de una sola manera.

Después de todos, de todas las proposición de venta, solo habrá una que resalte del resto. Para crear la mejor proposición, necesitas saber al cliente y crear un producto de acuerdo a ellos. ¿Qué busca tu cliente específico? ¿Qué es lo que realmente les sería de utilidad?

Dale un vistazo a tu pulgar. Nadie tiene una huella como la tuya. Así es como tu negocio debe lucir.

Algunas personas colocan su proposición como su slogan. Es una buena idea. Tu proposición debe estar orientada al cliente y específicamente beneficiar a un grupo objetivo. ¿Ahora entiendes por qué es tan importante saber quién es ese grupo objetivo? Recuerda, que atraer la gente correcta hacia tu negocio Y hacer que te compren determinará tu éxito, mediocridad o fracaso.

¡Ahora es tu turno! Escribe en los comentarios tu proposición y mercado objetivo.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: The Balance

La Técnica Pomodoro: una Manera Simple de Motivarte y Seguir Motivado todo el Año

¿Sabías que todos tenemos diferentes estilos de motivación que funciona mejor con nuestro tipo de personalidad?

Para poder ser motivado y seguir motivado, debemos determinar el estilo ideal de motivación para nosotros.

La motivación es lo que te impulsa a trabajar y triunfar en algo. Influencia tu comportamiento y tu habilidad para cumplir tus metas. La motivación puede venir desde un deseo o una curiosidad dentro de ti, o puede ser de fuerzas externas.

Sin importar la forma, depende de ti si estarás motivado o no.

Ya que los estilos de motivación varían por diferentes situaciones y diferentes tipos de personalidad, no cada tipo de motivación funciona para todos. Y diferentes tipos de motivación afectara los resultados en diversas maneras.

El estilo de motivación que quiero compartirte hoy es:

La técnica Pomodoro

La técnica Pomodoro es un método de gestión de tiempo desarrollado por Francesco Cirillo en los años 80s que está para ayudarte con enfoque máximo y frescura creativa para completar proyectos mucho más rápido y con menos estrés mental.

Es un proceso simple donde para cada proyecto en el que trabajes durante el día, planeas tu tiempo en cortos incrementos y tomas descansos periódicamente.

El estándar es trabajar por 25 minutos, luego descansar cinco minutos.

Cada periodo de 25 minutos se llaman “pomodoro”, nombrado por la palabra italiana de tomate. Francesco Cirillo desarrollo la técnica usando un temporizador de cocina con forma de tomate.

Así que después de cuatro “pomodoros” hayan pasado (100 minutos de tiempo de trabajo con 15 minutos de descanso), tomas un descanso más largo, entre 15 a 20 minutos.

Entonces cada vez que termines un pomodoro, puedes marcar tu progreso con una “X”, y anotar el número de veces que tuviste el impulso de procrastinar o cambiar de trabajo durante esos 25 minutos.

¿Cómo puede ayudarte la técnica de pomodoro para estar motivado?

Descansos frecuentes mantienen tu mente fresca y enfocada. Si tienes una lista larga y variada, usar la técnica pomodoro puede ayudarte a mover tus proyectos más rápidamente debido a que estás apegándote al reloj.

Si sabes que hay algo constantemente midiendo el tiempo de tus acciones eso te hace más consciente de lo que haces, y te ayuda a minimizar el tiempo que usas procrastinando.

Puedes crecer para “respetar el tomate”

La técnica pomodoro puede ayudar a manejar tu carga de trabajo. Ha inspirado aplicaciones y software como Toggl.

Aquí seis pasos que seguir para implementar la técnica pomodoro:

  1. Decide el proyecto o tarea a realizar.
  2. Fija un temporizador (tradicionalmente a 25 minutos).
  3. Trabaja en la tarea.
  4. Termina de trabajar cuando el temporizador suene, y marca una “palomita” en un pedazo de papel.
  5. Si tienes menos de 4 “palomitas”, toma un pequeño descanso (3 a 5 minutos), luego regresa al paso 2.
  6. Después de cuatro pomodoros, tomar un descanso más largo (15 a 30 minutos), resetea tus “palomitas” a 0, y regresa al paso 1.

Si es un desafío para ti averiguar cómo organizar un simple día en tu calendario, especialmente si tiendes a trabajar en toda clase de proyectos pero no eres capaz de termínalos, la técnica pomodoro puede ser la técnica perfecta para ti.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: Eboca Vending

El Fracaso de Startups: Sucede. Hablemos al Respecto

“El éxito puede ser logrado solamente a través de la falla repetida y la introspección. De hecho, el éxito representa el 1% de tu trabajo, lo cual resulta del 99% que es llamado fracaso.”

Es hora de hablar acerca de algo que a nadie le gusta hablar. Es tiempo de hablar acerca del fracaso.

El fracaso es uno de los componentes más fundamentales de la experiencia de una startup – y es una de las menos discutidas. Existe esta extraña cosa que ocurre cuando la gente habla sobre el fracaso: las voces se silencian, la gente empieza a mirar a su alrededor, con miedo de que alguien pueda oír.

Hablar sobre fracaso es el tabú #1 en la comunidad emprendedora – pero no nos está haciendo ningún favor. Porque aquí el punto: las startups fracasan todo el tiempo. Y no solo fracasan – fracasar en este proceso es una parte esencial de que tan bueno te vuelves. Deberíamos hablar de todas las maneras que hemos fracasado más que de otra cosa.

El emprendedor y autor, Jonathan Siegel escribió un libro entero sobre este tema: The San Francisco Fallacy. Él pasó mucho tiempo pensando acerca del fracaso de las startups:

¿Qué porcentaje de startups fallan?

La primera cosa que los fundadores debe de reconocer: el fracaso de startups ocurre – más de lo que la comunidad quiere admitir.

“Si le preguntas a alguien que está empezando cuál es su probabilidad de fracasar probablemente se sentirán ofendidos o piensan que su tasa de éxito es extremadamente alta mientras que no acepten el fracaso como opción y trabajen horas y horas,” Siegel observa. “Pero en realidad tienen un 80% de tasa de fracaso.”

Pero este 80% de startups, no sabemos sus historias. Nadie las cuenta.

“La mayoría de las historias de startups van algo así: ‘Hicimos esta increíble cosa y funcionó e hicimos tanto dinero’,” Siegel dice. “Pero esa no es la realidad…”

Esta alergia a hablar sobre el fracaso no solo es capricho de la comunidad emprendedora. Tiene verdaderas ramificaciones dentro de la comunidad – y en los estados emocionales y psicológicos de los fundadores quienes han sido condicionados a creer que el fracaso es inaceptable.

Al ser confrontados con el fracaso, los fundadores pareciera que lo escondieran bajo la alfombra y se olvidan de que alguna vez paso. El deseo de desafiar la tendencia es lo que llevo a Siegel a escribir su libro.

Motivo del por qué tu primera startup es como tu primera relación

Otra cosa que la gente tiene que reconocer acerca del fracaso de las startups: no solo ocurre – es inevitable, construido en el ADN de lo que significa tratar construir un negocio desde cero.

“El problema con iniciar una empresa es que no es algo que se hace comúnmente,” Siegel observa. “La mayoría de la gente nunca lo hace.” La razón por la que la mayoría de la gente nunca empieza una empresa: es muy pero muy difícil. Y con algo que es difícil y poco común  – el fracaso y los errores son parte del trato.

En este sentido, Jonathan Siegel dice, empezar tu primera empresa es como empezar tu primera relación. “Recuerdo la primero novia que tuve y pensar, ‘esto es genial. Ella es increíble, somos geniales juntos’ – ¿cómo podría echarlo a perder? Y luego bam lo eché a perder,” Siegel dice. “Con el tiempo aprendí nuevas maneras de echar a perder – y cómo no hacerlo.”

“Cada vez que tenía un fracaso aprendía algo. Cada fracaso que tienes te da otra percepción.”

Los negocios son básicamente de la misma manera, Siegel dice. “Hay muchas maneras de echarlo a perder. Problemas financieros, problemas de equipo, riñas entre socios, competidores, dinámicas del mercado, legislación. Y hasta que empieces a emprender es difícil saber a qué problema tienes que echarles un ojo.”

El éxito y el fracaso no son opuestos – son fuerzas complementarias. Nuestros fracasos informan de nuestros éxitos futuros – y nuestros éxitos nos permiten entender nuestros fracasos anteriores de mejor manera.

Cayendo por las falacias – y cómo no hacerlo

A veces, nuestros fracasos son un producto de lo que no sabemos. Pero de igual manera son producto de lo que creemos que sabemos – lo cual resulta ser completamente errado.

Estas son las “falacias” del libro de Siegel. Una falacia es una creencia común, o norma cultural, que tiende a ser engañosa o errónea. El mundo startup es un campo minado de estas creencias.

Una de las falacias más grandes en la que caen los emprendedores hoy en día es la que Siegel llama “la falacia del inversionista.” Es la idea que una salida de mil millones de dolares es el único resultado que vale la pena – y que el capital de inversionistas es algo que se debe tener si quieres triunfar.

Como fundadores, necesitamos volvernos escépticos de las cosas que nos han enseñado como “verdad” acerca de construir una empresa. Necesitamos entender que cuando estamos tomando una decisión porque queremos – y cuando la tomamos porque es la decisión que creemos debemos hacer. Porque cuando nos adentramos a la tiranía del deber – es cuando todo se sale de control, y es cuando el fracaso llega.

Tiempo de cambiar el paradigma

Es tiempo para aquellos de nosotros en la comunidad emprendedora cambiar nuestra relación con el fracaso.

Estamos tan condicionados a pensar que existe una plantilla para el éxito, y que todo lo que cae fuera de esto es un fracaso. Pero la realidad es que el éxito y el fracaso lucen diferente para todos – y seguir la plantilla de alguien más para el éxito puede ser otra manera de encaminarte al fracaso.

Una cosa es segura: en The Enterpriser estamos determinados a continuar ir en contra del startups quo y el tabú del fracaso, y seguir aprendiendo de nuestros errores y el error de otros. Si tienes una historia de fracaso compártela en los comentarios.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: Newsmobile

¿Cómo Cobrar lo que Vales y Convencer a tus Clientes a Aceptar lo que Ofreces?

Me he cruzado con mucha gente que son emprendedores, dueños de negocios, profesionales, consultores o coaches que quieren triunfar financieramente, pero traen consigo la culpa de cobrar lo que ellos consideran como pagos enormes que no son costeables. Ellos quieren hacer un impacto, pero no quieren ser avaros.

Así que tienden a manejar esto de una o dos maneras: cobran casi nada, o cobran justo lo que el cliente pagaría.

Pero al hacer cualquiera de las dos trabajas más duro, ganando menos, y terminas con menos libertad.

Así que, ¿cómo puedes cobrar lo que vales para que puedas sentirte bien y conservar clientes que estén dispuestos a pagarte?

Ve de fijar precios por miedo a fijarlos por valor

El miedo es la principal razón la mayoría de la gente no cobra lo que su producto o servicio vale.

Si estuvieras 1000% convencido que tu cliente pagaría más, entonces ¿no cobrarías más?

Claro que sí, pero no lo haces porque no quieres que te digan “no” o porque tienes miedo a que piensen que eres avaro.

Déjame decirte algo… la gente no se hace rica al quedarse en su zona de confort.

Deja de piensa acerca del precio y empieza a pensar acerca del valor y el resultado que estás proveyendo.

Esto te ayudará dramáticamente con la fijación de tu precio.

¿Beneficiara a sus vidas tu producto o servicio? ¿En qué maneras? ¿Cuál es tu promesa en general?

¿Vas a enseñar a alguien a ganar $100,000 al mes? Eso es una gran promesa y un gran resultado, así que tu precio debe reflejarlo.

Tú eres el único que sabe el verdadero valor de lo que vende… así que no temas pedir ese precio. Si crees en lo que haces, entonces tus clientes potenciales también lo creerán.

Si alguien dice no, recae en ellos, no en ti. O no están listo o no son el cliente ideal, así que solo sigue adelante, toma su retroalimentación, corrige, y continúa.

¿Ves la importancia en cambiar a una mentalidad basada en el valor, para que puedas cobrar lo justo al entregar el valor y los resultados que tus clientes quieren?

Debes volver increíble en lo que haces, ser un experto, y trabajar en entregar gran valor y los resultados hablaran por si mismos.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: The FairPay Zone