¿Cómo Evitar el Síndrome de los Objetos Brillantes y Permanecer en el Carril Rápido?

Muchas personas piensa que viven la vida en el carril rápido, cuando en realidad solo están brincando desde lo que parece cool e interesante por el momento hacia lo que viene después. Mientras que esto pueda dar la sensación de cambio, rara vez lleva al verdadero éxito.

¿Qué se puede hacer al respecto?

Dos palabras: Enfoque y Compromiso.

Comprométete a algo por un mínimo de tres años. ¿Por qué tres años? Porque eso es lo que toma para sistematizar algo para que pueda trabajar sin ti.

No pienses en dejarlo. Es como el ejército. Estás por tres años, punto. No se puede escapar. Estás comprometido.

No suena como el carril rápido, pero lo es. Mientras que esos tres años parezcan un largo periodo de tiempo, te garantizo que tres años concentrados serán más satisfactorios que uno que otro año esporádico.

Pensar en tener un mejor negocio es lo que te impide triunfar en este negocio.

Pensar en tener un mejor empleo es lo que te impide triunfar en tu trabajo.

¿Por qué? Es porque alejas a tu mente del momento presente. El único momento en que puedes ser feliz y exitoso es ahora mismo. No puedes ser exitoso mañana, porque no existe. No puedes ser exitoso en el pasado, porque ya se fue. Tu síndrome de objeto brillante te está cegando y te está distrayendo de lo que necesitas hacer hoy.

Obtienes enfoque al experimentar.

Te lo escribo: no fracasaras. Te irá bien porque estarás enfocado. No tendrás pensamientos sobre ir más rápido porque pronto te darás cuenta que ya estás en el carril rápido. Los objetos no brillan más.

Esta es una gran lección y espero que te sirva.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: Missoula SEO Geek

¿Cómo Tener Auto Confianza Frente al Miedo?

¿Tienes algún deseo o sueño pero el miedo te está deteniendo? Tal vez sea el miedo al fracaso, o lo que las demás personas puedan pensar de ti, o miedo a los cambios y desafíos que enfrentarás.

La verdad es que, todos tenemos una voz de miedo en nuestras mentes que sale cuando empezamos a tomar acciones hacia un nuevo camino o proyecto. Inclusive la gente muy exitosa tiene miedo.

Pero uno de los rasgos más poderosos que cualquier persona exitosa posee es la habilidad de moverse con confianza hacia la dirección de sus sueños a pesar del miedo. Sienten miedo, pero permiten que el deseo de lograr su sueño sea más grande que los desafíos, y el miedo que los acompaña.

Cuando te encuentres buscando crear una vida que ames, la clave no es eliminar el miedo – es dejar que sea tu motivador y guía, no tu ancla.

La buena noticia es que puedes modificar tus pensamientos y hábitos para que te sientas con más confianza frente al miedo. Puedes canalizar tu miedo en acción.

Puedes hacer estos cambios a través de un pensamiento más valiente. Ahora veamos las formas en que puedes utilizar este pensamiento valiente para desarrollar autoconfianza.

Reconoce el poder dentro de ti

Tú eres un ser espiritual teniendo una experiencia física en un cuerpo humano. La parte de ti que es por excelencia tú, está compuesta por tu espíritu. De esta manera, hay un poder más grande que tu cuerpo y mente, y más grande que cualquier circunstancia, situación o condición que enfrentes.

El núcleo de tu ser nunca puede ser dañado o destruido, y esto es reconfortante al enfrentarte al miedo.

Saber que hay un poder dentro de ti puede ayudarte a practicar remodelar o reconfigurar tus pensamientos.

Ser capaz de hacer una pausar, y notar los pensamientos que estás teniendo – y luego detenerlos si no te están ayudando.

Cuando reprogramas tus pensamientos, te rehúsas a darle autoridad al miedo. La parte de ti que nota tus pensamientos es neutral, y esta parte decide cuanto poder darle a tus miedos.

Recuerda, nunca estamos negando el miedo, simplemente negamos su poder sobre nosotros. Y cuando aceptamos que el miedo no tiene poder sobre nosotros excepto el poder que nosotros le demos, nuestra autoconfianza puede fluir naturalmente.

Enfócate en lo que has amado

Cuando construimos nuestros sueños, es fácil ser atrapado por lo que nosotros pensamos deberíamos estar haciendo.

Pero cuando damos un paso atrás y nos preguntamos sinceramente, “¿Qué es lo que amaría estar haciendo o tener?” estamos pensando más abiertamente, y estamos motivados a perseguir eso.

Con esto en mente, los miedos entre nosotros y lo que amamos de repente no parecen tan grande o intimidantes – porque estamos emocionados de perseguir lo que nos apasiona. Y cuando perseguimos lo que nos apasiona, naturalmente tenemos más confianza.

Aquí lo increíble de esto – tu cerebro no sabe exactamente la diferencia entre miedo y emoción porque experimenta una dosis similar en ambos casos. Así que cuando notas que te estas inclinando hacia el lado del miedo, trata de sobreponer una sensación de emoción sobre ella.

Ten alguien que crea también

Tener alguien que crea en ti es una de las mejores formas de incrementar tu autoconfianza.

Esta persona es alguien que apoyar tu sueño – alguien que te apoya y te ayuda a practicar tener hábitos más positivos.

Un buen compañero te ayudará cuando te sientas con miedo. Una persona que puede recordarte el poder que tienes.

Porque la realidad es que a veces aunque seamos conscientes de nuestros pensamientos no es fácil siempre poder hacer el cambio y son en estas ocasiones en que tener un apoyo externo ayuda mucho.

Enfrentar nuestros miedos incrementa nuestra auto confianza

Perseguir un sueño no se trata solo de alcanzar la meta, sino obtener la confianza en el proceso. Cuando tomamos riesgos, especialmente si producen los resultados que deseamos, naturalmente ganamos autoconfianza en nosotros mismos y nuestras habilidades, lo que nos hace más valientes.

Crecemos nuestra confianza cuando escogemos la fe sobre el miedo y tomamos acciones para perseguir nuestra pasión.

Recuerda, la meta no es simplemente ignorar o eliminar el miedo completamente. Es estar lo suficientemente motivados para que el miedo no nos impida avanzar.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: Youtube

Las Dos Reglas de los Opuestos que Debes Seguir

Hay muchos dichos que memorizamos que no tienen ningún sentido. Aun así los usamos por hábito y rutina, sin darnos cuenta lo ridículo que suena.

Por ejemplo, “No puedes tener el paste y comerlo todo.” Bueno entonces cual es el punto de tener un pastel.

El punto que quiero establecer es que la construcción del éxito requiere mucha deprogramación de muchas creencias comunes y suposiciones que hemos aceptado como verdades, aun cuando muchas de las veces es exactamente lo opuesto.

Sigue leyendo para aprender dos reglas de opuestos para seguir en tu camino hacia el éxito.

Regla #1: Pon todos los huevos en una canasta

La mayoría de la gente te dirá lo contrario. ¿Por qué? Porque si pones todos los huevos en una sola canasta y algo ocurre – como que se te caiga – perderás todo. Pero, yo tengo una solución para eso, ¡cuida muy bien tu canasta!

Ya sabemos que nadie ha llegado al siguiente nivel sin tomar riesgos, ¿verdad? Pero la manera en la que hemos pensado en nuestros huevos y canastas está basada en el miedo. Tenemos un miedo de perder que debemos superar.

Esta verdad ya está establecida – si quieres ser rico, tienes que ser grandioso en algo. Y para ser grandioso en algo, tienes que enfocarte en ese algo. ¡Por todos los cielos, ahí es donde pones todos tus huevos!

La gente exitosa está enfocada. La gente no exitosa dispersa sus energías. Es difícil hacer que un negocio prospere y más tratar de dispersar tu energía y enfoque en otras zonas.

Regla #2: Oportunidades pueden ser obstáculos

Siempre he escuchado que la gente dice, “Constantemente me encuentro con grandes oportunidades”.

Las oportunidades pueden ser obstáculos si estas toman tu enfoque lejos de lo que está frente a ti ahora mismo. Pierdes tiempo cuando te entretienes en estas ideas, tal vez hagas algo de investigación y conozcas más. Lo siguiente, vas de nuevo a dispersar tu enfoque y energía.

Si tienes algo que está creciendo, fija la mirada en esto y sigue adelante.

Un negocio. Una canasta.

Escoge UNA oportunidad y enfócate

Así que tendrás que escoger, pero la siguiente pregunta es, “¿cómo escojo?” Mira, tú simplemente tienes que escoger una. No importa porque el problema es el hábito. Es el hábito que tienes que romper. Escoge una oportunidad para enfocarte. Lo peor viene a lo peor, inclusive si eres mediocre haciéndolo, tu siempre podrás dejar esa opción ir cuando se acabe y empezar otra oportunidad que funcione. Eventualmente, funcionará sin ti, y entonces sí podrás diversificar y agregar más a tu plato.

Escoge una y vuélvete el mejor. ¿Entendido? No estoy diciendo que no puedes hacer otras actividades como compra y venta de bienes raíces. Estoy diciendo que tengas cuidado. Cada minuto que trabajes para un proyecto alterno es un minuto de tiempo y energía que estás perdiendo que pudo haber usado en tu única canasta.

Recuerda, hay muchas oportunidades dentro de tu negocio. Asegúrate de estar haciendo bien una cosa.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: Bradley Johnson Productions

emprendedor inversionista

¿Buen emprendedor o buen inversionista?

emprendedor inversionistaEstoy seguro de que tienes planes para lanzar tu propia empresa, volverte un empresario y hacer dinero. Y cuando lo hagas tal vez pienses en invertir en otras empresas que van iniciando, especialmente si batallaste para sacar tu idea de negocio adelante y haya sido un éxito al final.

Es fácil pensar que la mentalidad que necesitas para ser buen emprendedor y buen inversionista son similares. Después de todo, parte de estas se tratan de hacer dinero y cualquiera que ha hecho dinero ha sido tenaz, valiente y confiado, ¿verdad?

Pues, no exactamente, al menos no para Bill Harris. Él es un emprendedor que argumenta porque los emprendedores a veces pueden ser pésimos inversionistas. Y para ser honesto, tiene argumentos muy válidos:

“No he escuchado a algún fundador de startup (hablando de los emprendedores de Silicon Valley) que confiese una falta de fe en su propia compañía o en sus habilidades” dice Harris. “La confianza que impulsa tu espíritu emprendedor puede causar problemas al manejar tus inversiones.”

Es un pensamiento que, al ser examinado detenidamente, tiene mucho sentido. Los más grandes millonarios poseen una inquebrantable creencia que los impulsó a tomar las decisiones menos convencionales. Ya sea haber pedido un préstamo altísimo, renunciar a su trabajo a pesar de tener una familia que mantener, etc.

“Pero cuando TU dinero está en juego, no puedes tomar decisiones tan impulsivas”, dice Harris. “El problema es que la confianza en tus habilidades y negocio puede extenderse a tus hábitos al invertir. Las emociones te empujan a hacer lo equivocado en el momento equivocado.”

Los inversionistas son más calculadores con sus oportunidades, en oposición al ser impulsado por los sentimientos que motivan a los emprendedores a pasar horas sin dormir persiguiendo sus sueños. En oposición a los CEOs de jóvenes startups quienes necesitan la adrenalina que los mantiene trabajando a altas horas de la madrugada para hacer las cosas bien; los inversionistas necesitan ser más meticulosos, prestar atención a los detalles detrás del escritorio.

Esto algo que se ve claramente en programas como Shark Tank o Dragon’s Den. Los inversionistas a veces parecen medio crueles con los emprendedores, pero tienen sus motivos. Aunque estos soñadores lloren y rueguen por dinero y tengan una historia conmovedora, los inversionistas no se dejan llevar por esto y calculan todos los riesgos; y si tu idea no tiene futuro no van a invertir en ti.

Es por esto que invertir es más acerca de planear en el futuro que preocuparte por el día a día.

“Planear a futuro, eso no sirve como emprendedor, estos están entrenados para enfocarse en el aquí y ahora”, Harris comenta. “El largo plazo es el siguiente año. Créanme, lo entiendo. Pero esa mentalidad a corto plazo te convierte en un pésimo inversionista que persigue las grandes tendencias en mercados alcistas y fianzas en las malas.”

Hay casos de gente que ha migrado de emprendedor a inversionista, hay otros que son las dos cosas: emprenden les va bien, invierten y luego se ponen a emprender otra vez. Pero para ser bueno se debe de acoplar tu forma de ser a lo que haces. Son puntos de vista diferentes de ver la vida y los negocios.

Ahora lo importante de analizar la opinión de Harris es descubrir qué tipo de persona eres ¿emprendedor o inversionista?, y ¿en qué estilo te acomodas más para hacer dinero?

Cristopher Ramírez es Editor en Jefe de The Enterpriser. Comprometido a alcanzar sus sueños, así como ayudar a otros a alcanzar los suyos. Ingeniero en Tecnologías de Información convertido en emprendedor e inversionista de tiempo completo. Síganlo en Twitter.

puedes cambiar tu vida

¿Quieres tomar el control de tu vida? Empieza primero contigo

Tomar las riendas de nuestras propias vidas es algo que muchas personas buscan pero pocos lo logran. Parecen existir un sinfín de variables involucradas que el encontrar un punto de partida puede sonar casi imposible. Estas variables cambian y moldean tu vida, tu forma de ser y tu futuro.

Mucho de estos factores están fuera de tu control y no importa lo que intentes, nunca podrás doblegarlas a tu voluntad. Esta es la forma en el que el mundo funciona y esa es la realidad en la que vivimos. Es un poco abrumador que tantas fuerzas externas tengan tal influencia en nosotros, pero hay que aceptarlo. Continue reading →