hombre meditando

Calma tu Mente y Obtén Mejores Resultados

Cuando nos encontramos fuera de balance, significa que nuestra mente ha tomado el control, y está en modo de miedo total. Usualmente, es tan ruidoso que no podemos ni escuchar nuestros instintos. Así que en vez de alinearnos con nuestro instinto – la parte de nosotros que sabe qué es lo mejor – reaccionamos en vez de actuar.

¿Cómo es esto?

  • Decir si al voluntariado por una causa que no resuena en nosotros.
  • Acordar con un trato con el que no nos sentimos agustos.
  • Rechazar una fantástica oportunidad de trabajo por miedo a no ser lo suficiente valiosos.

Solo imaginarme a mí en esas situaciones me da ansiedad. ¿Y a ti?

Entonces, ¿cómo nos detenemos de tomar malas decisiones basadas en el miedo? Debemos de asegurarnos de conocernos realmente.

Ponte atención y proporciónate espacio

Esto es sumamente crítico. Cada vez que la toma de una decisión surja, date un segundo y analízate. Para que esto funcione, es importante entenderte muy bien. ¿Qué emociones te genera? ¿Angustia, llanto? ¿Te entra un deseo de salir corriendo o un nudo en la garganta?

Mientras mejor te conozas, más fácil será identificar si estás en el lugar correcto para tomar una decisión. Si te sientes fuera de ti por cualquier motivo, no tomes decisiones, especialmente muy importantes. En vez de eso, recuerdate el porqué no debes tomar una decisión en ese estado. La forma más poderosa de hacer esto es pensar en una situación similar del pasado que no salió bien. Recuerda las emociones que te invadieron.

¿Qué hacer entonces? Tómate un descanso. A menos que exista una fecha límite o sea una situación de vida o muerte, está bien pedir un tiempo para tomar una decisión.

A veces, nos sentimos presionados por contestar rápidamente. Tal vez alguien nos presiona precisamente para que tomemos una mal decisión. No importa la razón. Lo importante es tomar la decisión correcta.

Regresa al punto de equilibrio

A veces somos lanzados a un espiral por una pregunta u oportunidad inesperada. A veces en medio de una gran crisis. Sin importar el momento, siempre hay una forma para encontrar un lugar equilibrado.

Primero, un poco de neurociencia:

Cuando tus emociones se agrupan, tu respiración se vuelve más rápida, lo cual desata una respuesta conocida como miedo, lo cual puede llevarte a tomar malas decisiones. La buena noticia es que los científicos han probado que respiros profundos y lentos ayudan a tu química cerebral y te permiten estar más relajado.

Lo anterior ayuda mucho, pero quiero compartirte un ejercicio que ayuda a amplificar estos efectos:

  1. Piensa en una palabra o frase corta. No importa cuál mientras que represente el estado en el que quieres estar (relajado, enfocado, etc.).
  2. Cierra tus ojos
  3. Durante la inhalación lenta, presta atención a tu respiración. Imagina llenando lentamente tus pulmones.
  4. En al exhalación, piensa en esa frase.
  5. Repite hasta que te sientas mejor.

Este ejercicio puede ayudarte a entrar en un estado de meditación. El punto es enfocar tu energía y disminuir la velocidad de tu respiración.

Una vez logrado esto, tu mente se callará, y podrás escuchar a tu intuición. Este es el lugar donde debes de estar para tomar la mejor decisión.

Las decisiones no deben ser estresantes

Tomar decisiones importantes puede ser angustiante. Para algunas personas, tomar una pequeña decisión puede serlo también. Además hay como mil cosas pasándonos que cualquier cosa puede arruinar nuestras emciones. Pero, cuando regresamos en un balance, aunque sea por un momento, la decisión correcta se vuelve más clara. Te convencerás de haber tomado la mejor decisión.

Si esta información te resulta útil, compártela. Estar en equilibrio y en un estado mental positivo te ayuda a tomar mejores decisiones, pero tener una mentalidad adecuada puede ayudarte aún más.

Tres Posturas de Yoga de Oficina para Mejorar tu Rendimiento

Para gran parte de las personas en oficinas en todo el mundo, el trabajo es sinónimo de estar sentado todo el día. De hecho, un estudio global de Steelcase, líder global en innovación e investigación de entornos laborales, reveló que la tecnología fija (computadoras de escritorio, teléfono, etcétera) es usada hasta dos veces más que los dispositivos móviles (smartphones, laptops y tablets).

Por ello, las personas necesitan cada vez más recursos para enfrentar las consecuencias de un estilo de vida sedentario.

“Si bien lo mejor es tener una silla que se amolde naturalmente a tu espalda y dé soporte a todos los tipos de posturas que necesitas tomar durante el día, también existen hábitos y ejercicios sencillos de ‘yoga de oficina’ que puedes comenzar a poner en práctica”, aseguró Mario Cantón, director de Customer Experience de Steelcase.

No es necesario que lleves contigo un tapete y comiences a hacer la postura del Escorpión de pie o el Cuervo en medio loto junto a la oficina de tu jefe o en el lounge. Con base en las recomendaciones de los expertos de Steelcase, estas tres sencillas posturas te ayudarán a liberar estrés y, eventualmente, mejorar tu rendimiento.

1.- Espina. Entrelaza tus dedos frente a ti e inhalando extiende tus manos hacia delante con las palmas hacia afuera. Mientras exhalas, lleva tus manos hacia la derecha hasta sentir cómo se estira el lado izquierdo de tu cuerpo. Mantén esta postura mientras das tres respiros profundos para después regresar a una posición neutral. Repite del lado contrario.

steelcase yoga 1

2.- Cuello. Con una postura firme, comienza tomando un respiro profundo. Al exhalar, mueve lentamente tu cabeza hasta que tu oreja derecha casi toque tu hombro. Inhala y exhala profundamente tres veces. Sigue girando tu cabeza hacia tu pecho y continúa lentamente hasta posarla sobre tu hombro izquierdo. Realiza este ejercicio mientras das tres largos respiros. Lentamente regresa tu cabeza hacia el centro.

steelcase yoga 2

3.- Muñecas. Extiende tu brazo derecho frente a ti, paralelo al piso con las palmas extendidas hacia arriba. Utiliza tu mano izquierda para lentamente estirar hacia atrás tu mano derecha. Mantén esta posición por tres respiros largos. Repite en el lado contrario.

steelcase yoga 3

“La movilidad es un factor clave en un mundo regido por el estrés laboral. Construir una cultura de bienestar comienza con acciones pequeñas que demuestran un cambio radical en el performance, convenciendo a toda la organización de la necesidad de invertir más tiempo y recursos en ello”, concluyó Mario Cantón. 

Sobre Steelcase

Por más de 105 años, Steelcase Inc. ha ayudado a crear grandes experiencias de trabajo, educación y salud para las organizaciones líderes de los diferentes mercados del mundo. Esto lo hemos demostrado a través de nuestro portafolio de marcas, el cual incluye Steelcase®, Coalesse®, Designtex®, PolyVision® y Turnstone®. Juntas ofrecen un extenso catálogo de productos y servicios de arquitectura, muebles y tecnología diseñados para descubrir la promesa humana y apoyar la sustentabilidad social, económica y ambiental. Somos globalmente accesibles mediante una red de canales, además de los más de 800 puntos de distribución. Steelcase es una compañía pública global, líder en la industria, cuyos ingresos durante el año fiscal 2018 alcanzaron los $3.1 miles de millones de dólares. https://www.steelcase.com/

Evita Estas 7 Cosas si te Sientes Abrumado

Todos, inclusive los individuos más pacíficos y positivos, pueden sucumbir ante el estrés de vez en cuando. Vivimos en tiempos impredecibles y a veces hostiles. El ciclo de noticias es imparable y la negatividad es palpable. Uno tendría que ser superhumano para no ser afectado por lo que ocurre en el mundo, y preocuparse de lo que ha de venir. Estar menos estresado puede parecer un logro inalcanzable cuando estás entres sus redes – pero es importante encontrar formas de excavar fuera del abismo y evitar la morosidad, auto cuidarse, y atraer energía positivas.

En momentos de estrés, puede ser desafiante hacer decisiones saludables y en vez caer en hábitos más cómodos. Pero ese es un ciclo vicioso, uno que pueda arrastrarte a través de la madriguera del conejo y causarte más estrés.

A veces no sabemos lo que nos provoca hasta que estamos al tope de esto, así que enlistado unas cuantas cosas que yo trato de sacar de mi vida cuando no me siento al 100.

  • Excederte en cualquier cosa

No dejes que esa copa de vino se vuelva una botella, o te lleves ese cupcake a la cama en la noche. Esto es de lo que hablaba más arriba – los malos hábitos que pueden enviarte a una espiral de auto desprecio, lo cual no es definitivamente la clave para estar menos estresado. Puede sentirse bien al momento pero solo añade al estrés a largo plazo.

  • Aislarte

En tiempos de estrés, esto es probablemente lo que la gente tiende a hacer. Meter la cabeza en las sabanas hasta que pase. Pero la cosa es, que encerrarte en ti solo magnifica los problemas. Cuando estés en un mal estado mentalmente, tú puedes ser tu peor enemigo. La mente puede convencerte de toda clase de cosas, y cuando estés solo, la mente te dice que no necesitas a nadie, que estas bien, que puedes lidiar con todo tu solo. Pero este es el momento cuando necesitas más de la gente. No tengas miedo de pedir ayuda y no te escondas bajo las sabanas.

  • Pensamiento negativo

Cuando estas en un mal lugar, es fácil caer en patrones de pensamiento negativo. Dejar que tu mente de vueltas y vueltas es malo. Si notas que empiezas a hacer esto, detente y haz algo más. Ve afuera a caminar, pon algo de música, corre. Cualquier cosa que ayude a sacarte de ese ciclo. Otro patrón negativo que puede atraparte es sobre pensar todo.

  • Morosidad

Hay toda una clase de problemas con la morosidad. Es lo opuesto de la productividad. Nos hace sentir mal con nosotros mismos. No les conviene a los demás. Agrega más cosas por hacer. Pero, ¿la mayor razón para evitarla? Investigaciones recientes indican que la morosidad crónica puede hacernos vulnerables a problemas de salud.

  • Preocuparse

Otro ciclo no productivo en el que es fácil caer. Preocuparse es comúnmente lo que lidera al estrés, y luego magnifica hasta los problemas más pequeños. Preocuparse no cambiará nada, solo lo hace peor. Preocuparse puede hacerte intranquilo, es malo para tus patrones de sueño, tu salud, y tu sensación general de bienestar. Si te encuentras empezando a preocuparte demasiado, encuentra maneras de recordarte que no es tan grave como tu cerebro lo cree y que cada problema tiene solución.

  • Indagar en el pasado o vivir en el futuro

Cuando pasas mucho de tu tiempo imaginando como podrá ser o cómo pudo ser, vives en un estado de imaginación. Nuestra única oportunidad para tomar acción en nuestras vidas ocurre en el ahora. Mientras más deshagamos nuestra obsesión con el pasado o soñando con el futuro, mejor seremos capaces de lidiar con nuestros problemas actuales y vivir una mejor vida. Vivir fuera del momento solo añade estrés.

  • No dormir lo suficiente

Esto suena muy obvio, pero el estrés puede causar insomnio e insomnio agrega más estrés. Otro ciclo vicioso. Si sientes que vas hacia esa zona, entonces probablemente sabes que hacer para dormir bien. Trata de mantenerte lejos de pantallas una hora antes de dormir, evita la cafeína en la tarde, aléjate de personas, lugares, y cosas que te causen ansiedad.

Ahora dime tú, ¿qué evitas cuando estás estresado?

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, conferencista y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Actualmente trabaja como mentor de negocios y capacitador de futuros emprendedores. Vive para ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter, Facebook, e Instagram. También puedes apoyar sus obras en Patreon.

Crédito por la imagen:

Si Siempre Estás Trabajando, Nunca Estás Trabajando Bien

Hace un tiempo una serie de reportajes aparecieron en línea debatiendo la “flojera francesa”. Una nueva ley en Francia estaba prohibiendo a las empresas de enviar correos electrónicos a sus empleados después de las 6 pm. De hecho, termino siendo más un caso de “periodismo flojo”. Como el Economista explicó, la “ley” era más bien un acuerdo laboral enfocado a mejorar la salud dentro de un grupo específico de profesionales.

Como todos los mitos, sin embargo, este reveló un grupo de valores suscritos por la personas que perpetuo dichos rumore. Países alrededor del mundo se enorgullecen del horario laborar que existen en sus respectivas naciones. Creyendo que mientras más tiempo se pase en crear una conexión con el trabajo nos mantiene más felices y más productivos.

Pero esto, ¿es realmente cierto? Michael Harris, editor y autor; después de leer decenas de libros, artículos, documentos y entrevistar a docenas de expertos en el campo desde neurobiología y psicología hasta educación y literatura, no lo cree. Cuando aceptamos esta nueva y permanente carga de trabajo: revisar noticias de negocio en la cama o responder e-mails durante el desayuno; llegamos a creer que somos trabajadores dedicados e incansables. Pero, de hecho, solo estamos trabajando en las cosas fáciles o pequeñas. Estar ocupado no es sinónimo de ser efectivo.

Y no olvidemos el efecto del ambiente, el cual comúnmente nos distrae de cumplir nuestras más importantes metas. Facebook y Twitter reportan que sus sitios son más visitados durante las horas de oficina.  Las investigaciones muestran que estas distracciones digitales son costosas: no solo son los minutos que se pierden al responder a un tweet pero también es el tiempo y energía requerida para regresar a la tarea original. Como Douglas Gentile, un profesor de la Universidad Estatal de Iowa quien estudia los efectos de los medios en la capacidad de atención de las personas, explica, “Todo aquel que piensa que son buenos en el multitasking está equivocado. De hecho estamos multiswitching (o multiconmutación) y dándonos más trabajo.”

Cada cambio de enfoque hace que nuestro cerebro acumula “deudas de atención”, resultando en una fuerza de trabajo hostigada incapaz de producir energía creativa. Conexión constante significa que “siempre estamos trabajando”, sí, pero también que “nunca estamos en el trabajo”; no de manera completa.

La gente y las organizaciones buscando nuevas ideas o pensamiento crítico necesitan reconocer que la desconexión es, en ciertas ocasiones, preferible a la conexión. No le pides a un corredor que acaba de correo 10 km competir a una carrera, así que, ¿por qué le pedirías a un ejecutivo quien ha estado contestado el teléfono todo el día a entregar contenido de la más alta calidad en su siguiente reunión?

Algunas partes de la fuerza laboral dependen de comunicación en tiempo real constante. Pero otros deberías demandar y darles descansos apropiados del remolino digital. Una solución para estas situaciones es procesar los correos en lotes. Hazlo unas cuantas veces al día y reserva el resto del tiempo en el trabajo de verdad. La mayoría de los colegas y clientes sobrevivirán sin una respuesta por un par de horas, y si es realmente urgente, usarán el teléfono.

El gran historiador tecnológico Melvin Kranzberg dijo, “la tecnología no es buena ni mala, ni es neutral.” Esta oración debería convertirse en un principio de la era de la información. Personalmente no son defensor de la abstinencia o reglas como la prohibición de correos electrónicos pasando las 6 pm. Pero, sí creo que nuestra cultura de conectividad está yendo muy lejos. No podemos permitirnos caer presa del ambiente de trabajo. En vez, debemos activamente decidir cuándo son los momentos adecuados para interactuar con la tecnología para maximizar nuestra productividad, éxito y felicidad.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor y motivador. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter.

Crédito por la imagen: Function Point

ser paranoico para ser exitoso

Ser paranoico para tener éxito

ser paranoico para ser exitosoEn un mundo empresarial altamente competitivo, muchas empresas y emprendedores buscan innovar y desarrollar nuevas estrategias o productos que les permitan estar un paso delante de sus competidores. Y esta sensación de no querer que te pisen los talones es una reacción natural.

El hombre a través de la historia se ha valido de su ingenio para desarrollar nuevas técnicas para adaptarse o vencer sus condiciones, ya sean económicas, climatológicas, sociales o políticas. Pero, también el ser humano es capaz de desarrollar una sensación obsesiva por, no solo lo que está pasando, sino por lo que podría llegar a pasar. Y actuar en base a ella.

El caso extremo de esta obsesión se llega a manifestar en lo que conocemos como paranoia, aunque para ser correcto el término clínico correcto es “trastorno delirante”. Esta se clasifica en muchas maneras, pero el punto de este artículo no es este.

De acuerdo a palabras de Aaron Levie, fundador de Box: “Una cierta cantidad de estrés, tensión y ansiedad, solo na pequeña cantidad, es increíblemente saludable y te puede ayudar a tomar mejores decisiones.” 

Pero esta combinación de decisiones y estrés solo puede funcionar si se tiene un ojo vigilante sobre lo que está ocurriendo. Debes de estar un poco paranoico acerca de las amenazas de tus competidores, y lo que puede pasar en una perspectiva económica, social o tecnológica, algo en lo que no creas que pueda pasar. Ese nivel de paranoia es crítico, para cualquier empresa o startup.

Estas ideas de la paranoia en el negocio se plasman en el libro de Andrew S. Grove “Only the paranoid survive”. En el cual, Andrew revela cómo lidiar con las transiciones y las luchas de cada líder al enfrentar el gran reto de adaptar una compañía de la noche a la mañana para evitar su fin.

Y la importancia de la paranoia radica en que esta forma de pensar, o ver las crisis en los negocios, te permite encontrar nuevas maneras para prevenir o ser menos afectado por cambios radicales que ocurren en el entorno. Ya sea innovaciones por parte de tus competidores o problemas internos. Todo se trata de preparación y reducción de riesgos.

Esta actitud te ayudará a ganar en el mercado, sin importar en que industria te desenvuelvas.

Cristopher Ramírez es Editor en Jefe de The Enterpriser. Comprometido a alcanzar sus sueños, así como ayudar a otros a alcanzar los suyos. Ingeniero en Tecnologías de Información convertido en emprendedor e inversionista de tiempo completo. Síganlo en Twitter.

Crédito por la imagen: Inc. Magazine