emprendedor feliz

¿Cuándo me Hará Feliz mi Empresa?

Solemos pensar que cuando nuestra empresa logre una venta importante o algún otro resultado mayor seremos felices. Pero no es así como funciona. Nuestro éxito proviene gradualmente, día al día, a un paso glacial por lo que nunca lo notamos. Hasta que un día, despertamos, y las cosas no apestan más.

Por lo tanto, no podemos pensar que nuestras nuevas empresas impulsen la felicidad como un momento definitivo en el tiempo. Tenemos que pensar en ellas como piezas pequeñas que gradualmente mejoran.

Continue reading →

Aprende a Expresar tus Sentimientos al Liberarlos

¿Tienes sentimientos continuos que solo te irritan, enojan o decepcionan?

Cuando hablo a mis alumnos, tengo la sensación de que mucha gente se siente decepcionado de algunas partes de sus vidas.

Cuando se poseen estos sentimientos inadecuados, quiero que tomes los siguientes tres pasos:

  1. Haz contacto con tus sentimientos: Mientras más escondas tus sentimientos, más se acumulan bajo la superficie. Se adentran en las células de tu cuerpo, y se quedan ahí como veneno hasta que te des cuenta que estén ahí y buscas una manera de expresar los sentimientos. Si no tienes a quien expresárselos, toma un pedazo de papel y escríbelos. Te prometo que esto es un gran paso porque es una buena manera de retomar un camino mejor después de experimentar tropiezos.
  2. Acepta que eres humano/a: No eres débil por tener dichos sentimientos. Los sentimientos son eso. Nosotros los hacemos positivos o negativos. Lo más importante es reconocer que tú eres el único etiquetando esos sentimientos.
  3. Haz cosas para sentirte bien contigo mismo: Cuando no puedas hacer tanto como quisieras, la peor cosa que puedes hacer a tu felicidad y estado mental es forzarte a sentirte mal sobre ti mismo. Aprovecha tu tiempo haciendo actividades que te gustan a pesar de las labores diarias o trabajo, eso te ayudará.

La cosa más importante que puedes aprender es como estar en contacto y expresar tus sentimientos. No es tan difícil. Solo tienes que ubicarlos.

Es por esto que es esencial empezar por ver lo que hay dentro de ti porque lo está dentro siempre saldrá a la superficie. Cuando estás enojado, la gente puede detectarlo. No tienes que decir que estás enojado. Ellos ya lo saben.

No estoy diciendo que sea bueno o malo, pero no es algo bueno si se alimenta de ti y nunca sale a la superficie. Confía en mi… he seguido mi propio consejo, y hago este reconocimiento de mis emociones en base constante.

Comparte tu experiencia en los comentarios.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: Love YourSelf To Health

Emprendedores como Disidentes

Los países que ponen a sus artistas y protestantes tras las rejas nunca triunfaran en construir una exitosa cultura de emprendimiento. Serán relegados a crear mejores trampas para ratones o clonar los modelos de negocio de otros países.

Emprendedores como disidentes

Cuando Steve Jobs regreso a Apple, dirigió los anuncios Think Different, una brillante campaña de mercadotecnia para hacer que los clientes principales de Apple siguieran creyendo que Apple seguía peleando por la marca.

Pero en retrospectiva, el anuncio capturaba algo más poderoso.

¿Los locos? ¿Los inadaptados? ¿Los rebeldes? ¿Los problemáticos? Celebrar aquellas personas como héroes requiere de un país y una cultura que tolera y fomenta la disidencia.

Porque sin disidencia no hay creatividad.

Países que ahorcan la disidencia mientras intentan motivar el emprendimiento terminarán con una desventaja competitiva.

Empujando los límites

La mayoría de las startups solucionan problemas en mercados existentes – haciendo algo mejor que lo que ha existido. Algunas startups escogen re-segmentar un mercado – encontrando un nicho desatendido en un mercado existente o proveer una solución suficientemente buena a bajo costo. Todos estos son buenos negocios, y no hay nada de malo en fundar uno de estos.

Pero un pequeño segmento de fundadores son verdaderos artistas – ellos ven algo nadie más ve. Estos emprendedores son aquellos que cambian “lo que es” a “lo que puede ser”. Estos fundadores crean nuevas ideas y nuevos mercados al empujar los límites. Este concepto de crear algo que otros pueden ver – y el campo de distorsión de realidad necesario para contratar al equipo para construirlo – está en el corazón de lo que estos fundadores hacen.

Los fundadores que hacen una abolladura en el universo son disidentes. No tienen miedo para decirle a sus jefes que son idiotas o decirles a sus escuelas que han enseñado incorrectamente o decir a toda una industria a pensar diferente. Y lo más importante no tienen miedo de decir que su país está equivocado.

Libertad de expresión

Alrededor del mundo se ha popularizado el alce del emprendimiento como un engrane de la economía para lo que resta del siglo XX1. En muchos de estos países, el gobierno está invirtiendo sumas enormes a construir programas de emprendimiento, facultades e incluso ciudades. Pero, parece ser que muchos emprendedores prefieren irse a países desarrollados como Estados Unidos para desarrollar sus ideas. Al principio uno pensaría que la razón es simplemente económica. Sin embargo tras mayor inspección los mismos países que reprimen la disidencia tienden a tener una corrupción institucionalizada, esto significa que si la calidad de tu idea no es lo suficientemente buena para triunfar por sí sola, ahora necesitas nuevos “amigos en los lugares correctos.” Pero ahora podemos ver que todos estos son parte del mismo paquete. Es difícil enfocarse en ser creativo cuando una buena parte de tus energías creativas son utilizadas tratando de descubrir cómo trabajar dentro de un sistema que no tolera la disidencia.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: Inc.

hacer las cosas a tu manera

Los emprendedores no se resisten a hacer las cosas a su manera

hacer las cosas a tu maneraEn The Enterpriser siempre tratamos de compartir algunas de las historias de emprendedores así como los retos  que representan el volverse uno. Es interesante notar las diferencias y similitudes entre varios emprendedores. A pesar de querer categorizar a los emprendedores actuales con la etiqueta “tech”, hay que reconocer que todos ellos se mueven en diferentes caminos.

Ya sea los exempleados de Yahoo! detrás de WhatsApp, quienes crearon una plataforma libre de publicidad para que los usuarios pudieran mandarse mensajes unos a otros sin las limitaciones de un plan de datos, o los cofundadores de YouTube detrás de MixBit, quienes están encontrando nuevas formas para ayudar a los usuarios hacer mejor contenido en video; los CEO’s (directores generales) están desarrollando diferentes soluciones a diferentes problemas en los que basan sus negocios.

Una similitud que todos los grandes emprendedores comparten es no querer trabajar para otros; y su deseo por explorar las profundidades de la independencia se demuestra en la manera en que trabajan: casi casi matándose por años para hacer sus ideas funcionar.

Y mientras tomar la decisión de, básicamente, matarse a uno mismo sobre la de tener un trabajo “regular y estable” puede sonar ridículo, esto tiene más sentido una vez que consideras que perseguir el sueño emprendedor es necesario para escapar del deseo insatisfactorio de hacer lo contrario.

Considera las palabras de Jonathan Brill, colaborador de Forbes, quien describe el tipo de personalidad que nota de algunos de los mejores emprendedores que se ha encontrado:

“Trabajar para alguien más se sintió muy innatural y los hizo infelices hasta el punto en donde hacer las cosas a su manera fue inevitable. Los mejores fundadores (emprendedores) con los que he trabajado nunca pensaron acerca del riesgo del emprendedurismo contra la alternativa (trabajar para alguien más), porque la alternativa nunca fue viable”

Por ejemplo, Mark Cuban llegó a donde está por desobedecer a sus jefes, mientras que Jon Oringer no se rindió hasta convertir a Shutterstock en lo que es ahora, y que él se convirtiera en el primer emprendedor tecnológico multimillonario de Nueva York (a pesar de haber fallado antes en más de 10 empresas que nunca despegaron).

Todo ese riesgo, al parecer nada más para hacer las cosas a su manera. Pero no es solo acerca de satisfacer su arrogancia personal, es acerca de la convicción de que uno puede hacer las cosas, no solo a su manera, pero de la manera correcta.

“Yo estaba en las nubes”, dijo para Entrepreneur Leo Rocco, exempleado de IBM que fundó GoPago. “Se necesita una increíble fuerza mental para continuar haciendo lo que estás haciendo y pelear con las dudas que te acechan, pero cuando realmente crees en el negocio que estás creando, simplemente no hay de otra.”

Este deseo de querer hacer las cosas por tu cuenta se manifiesta de diversas maneras, inclusive cuando no puedes contenerte en querer modificar ciertos procedimientos dentro de la empresa en el que trabajas, o demandar una cierta libertad o flexibilidad en el trabajo, éstas son maneras en que puedes satisfacer la necesidad de hacer las cosas a tu manera.

Al final, no todos tienen que empacar sus cosas he irse al extranjero (Silicon Valley, Nueva york, etc) para tener la esperanza de construir un imperio. Solo debes saber si te identificas con estos emprendedores y si compartes con ellos el deseo de manifestar tu sentido de independencia a través de la forma en la que trabajas. Si es así, puede que tengas un poco del espíritu de un gran emprendedor.

Cristopher Ramírez es Editor en Jefe de The Enterpriser. Comprometido a alcanzar sus sueños, así como ayudar a otros a alcanzar los suyos. Ingeniero en Tecnologías de Información convertido en emprendedor e inversionista de tiempo completo. Síganlo en Twitter.