Evita Estas 7 Cosas si te Sientes Abrumado

Todos, inclusive los individuos más pacíficos y positivos, pueden sucumbir ante el estrés de vez en cuando. Vivimos en tiempos impredecibles y a veces hostiles. El ciclo de noticias es imparable y la negatividad es palpable. Uno tendría que ser superhumano para no ser afectado por lo que ocurre en el mundo, y preocuparse de lo que ha de venir. Estar menos estresado puede parecer un logro inalcanzable cuando estás entres sus redes – pero es importante encontrar formas de excavar fuera del abismo y evitar la morosidad, auto cuidarse, y atraer energía positivas.

En momentos de estrés, puede ser desafiante hacer decisiones saludables y en vez caer en hábitos más cómodos. Pero ese es un ciclo vicioso, uno que pueda arrastrarte a través de la madriguera del conejo y causarte más estrés.

A veces no sabemos lo que nos provoca hasta que estamos al tope de esto, así que enlistado unas cuantas cosas que yo trato de sacar de mi vida cuando no me siento al 100.

  • Excederte en cualquier cosa

No dejes que esa copa de vino se vuelva una botella, o te lleves ese cupcake a la cama en la noche. Esto es de lo que hablaba más arriba – los malos hábitos que pueden enviarte a una espiral de auto desprecio, lo cual no es definitivamente la clave para estar menos estresado. Puede sentirse bien al momento pero solo añade al estrés a largo plazo.

  • Aislarte

En tiempos de estrés, esto es probablemente lo que la gente tiende a hacer. Meter la cabeza en las sabanas hasta que pase. Pero la cosa es, que encerrarte en ti solo magnifica los problemas. Cuando estés en un mal estado mentalmente, tú puedes ser tu peor enemigo. La mente puede convencerte de toda clase de cosas, y cuando estés solo, la mente te dice que no necesitas a nadie, que estas bien, que puedes lidiar con todo tu solo. Pero este es el momento cuando necesitas más de la gente. No tengas miedo de pedir ayuda y no te escondas bajo las sabanas.

  • Pensamiento negativo

Cuando estas en un mal lugar, es fácil caer en patrones de pensamiento negativo. Dejar que tu mente de vueltas y vueltas es malo. Si notas que empiezas a hacer esto, detente y haz algo más. Ve afuera a caminar, pon algo de música, corre. Cualquier cosa que ayude a sacarte de ese ciclo. Otro patrón negativo que puede atraparte es sobre pensar todo.

  • Morosidad

Hay toda una clase de problemas con la morosidad. Es lo opuesto de la productividad. Nos hace sentir mal con nosotros mismos. No les conviene a los demás. Agrega más cosas por hacer. Pero, ¿la mayor razón para evitarla? Investigaciones recientes indican que la morosidad crónica puede hacernos vulnerables a problemas de salud.

  • Preocuparse

Otro ciclo no productivo en el que es fácil caer. Preocuparse es comúnmente lo que lidera al estrés, y luego magnifica hasta los problemas más pequeños. Preocuparse no cambiará nada, solo lo hace peor. Preocuparse puede hacerte intranquilo, es malo para tus patrones de sueño, tu salud, y tu sensación general de bienestar. Si te encuentras empezando a preocuparte demasiado, encuentra maneras de recordarte que no es tan grave como tu cerebro lo cree y que cada problema tiene solución.

  • Indagar en el pasado o vivir en el futuro

Cuando pasas mucho de tu tiempo imaginando como podrá ser o cómo pudo ser, vives en un estado de imaginación. Nuestra única oportunidad para tomar acción en nuestras vidas ocurre en el ahora. Mientras más deshagamos nuestra obsesión con el pasado o soñando con el futuro, mejor seremos capaces de lidiar con nuestros problemas actuales y vivir una mejor vida. Vivir fuera del momento solo añade estrés.

  • No dormir lo suficiente

Esto suena muy obvio, pero el estrés puede causar insomnio e insomnio agrega más estrés. Otro ciclo vicioso. Si sientes que vas hacia esa zona, entonces probablemente sabes que hacer para dormir bien. Trata de mantenerte lejos de pantallas una hora antes de dormir, evita la cafeína en la tarde, aléjate de personas, lugares, y cosas que te causen ansiedad.

Ahora dime tú, ¿qué evitas cuando estás estresado?

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, conferencista y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Actualmente trabaja como mentor de negocios y capacitador de futuros emprendedores. Vive para ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter, Facebook, e Instagram. También puedes apoyar sus obras en Patreon.

Crédito por la imagen:

Cómo Parar tus Malos Hábitos

El condicionamiento es un tema difícil, ¿verdad? Sabemos que podemos ser mejores y hacerlo mejor. Tenemos mucho más que ofrecer, no solo a nosotros sino a todos. Pero tenemos estos malos hábitos que se meten en nuestro camino.

Hay malos hábitos obvios:

  • Vicios y dietas que son malas para tu salud
  • No dormir lo suficiente
  • Dormir demasiado
  • Falta de ejercicio

Luego hay otros malos hábitos que pueden ser maliciosos, como no honrar tu palabra.

Puede haber muchos más.

Desarrollando buenos y malos hábitos con el tiempo

Como lo menciono, en el momento en que nacemos somos una persona espiritual que acepta el condicionamiento de una personalidad. Nuestra mente es un espacio vació. Es un cerebro que se asemeja a un gabinete de archivos esperando a ser llenado. Si no lo fuera, no tuviéramos un cerebro adaptado a aprender.

Muchas cosas que aprendemos no se resumen en bueno o malo. Es la forma en la que aprendemos. O son útiles o no dependiendo de lo que queramos hacer.

Como robots. Si el robot no honra su palabra, ¿qué podemos hacer? Necesitamos reprogramarlo. Pero, ¿cómo?

Primero que nada, el robot es muy bueno en entender el proceso; pero el problema es lo drástico del cambio de la programación. Puedes cuestionarlo y pedirle un cambio radical y probablemente te diga “sí. Pero al día siguiente hará lo que está programado hacer.

Lo que hay que hacer es hacer un cambio ligero.

Como este robot, a las personas les gusta las cosas fáciles. En vez de pedirle a la gente desecha un mal hábito de golpe, es reducirlo a una vez por el momento.

Luego tras lograrlo, ir repitiendo y repitiendo el proceso poco a poco; termina siendo una cuestión de memoria.

Cómo cambiar malos hábitos uno a la vez

Debes reemplazar un hábito con otro. Tienes que tomar una cosa a la vez. Luego aprendes algo nuevo y luego otra cosa.

Convierte esta transformación en una meta de largo plazo. Un paso a la vez, un día a la vez.

Ahora, ¿qué pasa si no cumples con este nuevo habito? Tomas un respiro profundo y te dices a ti mismo: “gracias por intentarlo, no completaste lo que dijiste que ibas a hacer, ¿estoy dispuesto a intentarlo mañana?”

Está bien. Es un hábito. Te tomarás un tiempo en descubrir como detener los malos hábitos. No te culpes demasiado. Es difícil.

Pero usa tu creatividad, para descubrir nuevos regalos o caminos, nuevas formas de ser. Responsabilidad es lo que buscamos.

Encárgate de tu transformación una a la vez, un paso a la vez, y observa qué tan fácil puede ser cambiar los malos hábitos.

Desafíate a usar este simple proceso con un hábito difícil que has querido cambiar. Hazme saber lo que has aprendido y compártelo.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor, motivador, filósofo y estratega. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter y en Facebook. También puedes apoyar sus creaciones en Patreon.

Crédito por la imagen: Loyal Determined

6 Malos Hábitos que Sabotean tu Éxito

 Nuestras dudas son traidores, y nos hacen perder el bien que a menudo podríamos ganar, por temor a intentar.” – William Shakespeare

Tus pensamientos no solo afectan tu estado emocional, también influyen en tu comportamiento. Cuando piensas positivamente, es más probable que te sientas y desempeñes mejor. En cambio, si piensas negativamente, tu desesperación será reflejada en cómo te sientes y te comportas.

Todos experimentamos pensamientos negativos en cualquier momento u otro. Esto permite que el cinismo se vuelva un hábito, sin embargo, esto puede llegar a limitar tu potencial.

No importa cuánto talento o experiencias poseas, si no puedes tener el control de tu mente, nunca podrás lograr grandes cosas. No puedes alcanzar el siguiente nivel de éxito a menos que creas que eres capaz de lograr más.

Es por esto que psicólogos del deporte trabajan con atletas de élite y aspirante a ser campeones olímpicos para ayudarles a erradicar esa platica interna negativa que interfiere con su desempeño. Pero no solo son los atletas quienes se benefician de cambiar su mentalidad. Aprender a pensar productivamente puede ayudarte en los negocios y en la vida.

Aprender a reconocer los hábitos de pensamiento que te roban de tu fuerza mental es el primer paso para cambiar tu mentalidad. Aquí te dejó 6 malos hábitos que sabotearán tu éxito.

1. Hacer excusas.

Culpar a otros o a circunstancias externas por tu falta de logros daño tu desempeño. Decir cosas como “Este papeleo hace imposible mi trabajo,” o “mis socios me retienen” te dejarán atorado.

Para de hacer excusas: Enfócate en todas las cosas que puedes hacer en vez de lo que no puedes hacer. Cuando prestas atención a lo positivo, pondrás más esfuerzo en tu desempeño.

2. Viendo lo negativo del futuro.

Predicciones negativas fácilmente se vuelven en profecías autocumplidas. Si subes al escenario a dar un importante discurso pensando “Me voy a equivocar,” estarás distraído–y esa distracción puede hacer que olvides tus palabras.

Para de ver lo negativo del futuro: A menos que estés creando planes productivos para tratar con potenciales escenarios negativos, no explores el “¿Qué tal sí…? Predecir resultados desastrosos puedes causar que caigas en una ansiedad que pueda asfixiarte.

3. Buscando la aprobación de los demás.

Tus intentos para ganar aprobación de otros pueden ser contraproducente. Tratar de descifrar cómo un entrevistador está percibiendo tus respuestas, por ejemplo, puede causarte tropezar sobre tus palabras.

Para de buscar la aprobación: Aunque podría ser importante que a veces midas la reacción de las personas a tu alrededor, cada segundo que pasas buscando ser aprobado es un segundo en el que no estás concentrado en la tarea a realizar. Mantén el enfoque en hace lo mejor y reconocer que no puedes controlar la forma en que los otros responden.

4. Dudar de ti mismo.

Tus inseguridades fácilmente pueden asesinar tus sueños. Si caminas hacia una reunión importante pensando, “No creo pueda convencerlos,” tu duda sobre ti mismo saldrá a la luz y serás menos capaz de lograr las cosas.

Para de dudar de ti mismo: Crea una lista de tus habilidades, talentos, y logros. Lee la lista regularmente y cuando estés invadido de duda, recuerda todas las razones de porque eres lo suficientemente bueno.

5. Subestimarte.

Es imposible desempeñarse bien cuando te estás diciendo a ti mismo, “Eres estúpido” o “No puedes hacer nada bien.” Esta plática interna negativa te desalentará y te arrastrará hacia abajo rápidamente.

Para de subestimarte: Habla contigo como lo haría un verdadero amigo. Si no usas palabras duras con otros, no permitas decírtelas a ti mismo.

6. Dudar de tus decisiones pasadas.

El reflexionar en decisiones pasadas puedes ser saludable, pero dudar de las decisiones ya tomadas y pensar en “¿qué hubiera pasado si…?” puede dañar tu desempeño. Cuestionar tus decisiones pasadas te desgasta.

Deja de dudar de tus decisiones pasadas: Práctica el dejar el pasado atrás y centrarte en el aquí y ahora.

Espero que estos 6 malos hábitos no sean comunes para ti, y si has caído en ellos, este artículo pueda ayudarte a superarlos.

Cristopher Ramírez es emprendedor, escritor y motivador. Ha tenido la oportunidad de desarrollar y estar involucrado en la creación de varias empresas. Es autor de Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup, libro centrado en dar el empujón a los emprendedores a un nivel emocional. Y busca ayudar a otros a encontrar su camino hacia la grandeza. Pueden seguirlo en Twitter.